Entender las palabras de Dios en la Biblia es un don


Las personas que están buscando la verdad por lo general se preocupan por descubrir cuál de las religiones, y quién, entre tantos predicadores, tiene la comprensión genuina de la Biblia.

Ha sido una observación común de muchos que las diferentes organizaciones religiosas varían en sus interpretaciones de la Biblia. Por lo tanto, no pudieron evitar preguntarse si existe un enfoque correcto que conduzca al lector a la comprensión correcta de la Biblia. En primer lugar, ¿alguien, por su propia sabiduría e inteligencia, es capaz de entender la Biblia, y podría llegar a la interpretación correcta de lo que la Biblia dice por sí solo?

Desde el principio, permítanme decirlo con claridad: la Biblia tiene su propia interpretación y la comprensión de la Biblia no se puede lograr solo por la propia capacidad del hombre. Ninguna cantidad de entendimiento humano podría ser suficiente para saber el significado real de las palabras de Dios.

SALMOS 94:11 dice,

El Señor conoce los pensamientos del hombre, sabe que son sólo un soplo.
 
Salmos 94:11 Jubilee Bible 2000 (Spanish) (JBS)
El SEÑOR conoce los pensamientos de los hombres, que son vanidad.

Los pensamientos del hombre son todos vanidad ante los ojos de Dios. No tienen sentido.

1 CORINTIOS 1:19 dice,

Porque está escrito: Destruire la sabiduria de los sabios, y el entendimiento de los inteligentes desechare.

No importa cuán prudente sea una persona, su comprensión no es nada cuando se trata de la palabra de Dios. La comprensión de la palabra de Dios no se adquiere de las instituciones de aprendizaje establecidas por los hombres; Tampoco se transmite de una persona a otra por nadie. La capacidad de entender las palabras de Dios en la Biblia es un don de Dios; En resumen, es algo dado por Dios. Nunca podemos comprender el significado completo de las palabras de Dios en la Biblia a menos que Dios nos dé el entendimiento.

PROVERBIOS 1:23 dice,

Volveos a mi reprensión: he aquí, derramaré mi espíritu sobre vosotros, os haré conocer mis palabras.

Para que conozcamos la palabra de Dios, necesitamos el Espíritu de Dios. ¿Por qué necesitamos el Espíritu?

1 CORINTIOS 2:11 dice,

Porque entre los hombres, ¿quién conoce los pensamientos de un hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Asimismo, nadie conoce los pensamientosde Dios, sino el Espíritu de Dios.

Las cosas de Dios son conocidas por el Espíritu de Dios, y por el Espíritu entenderemos la palabra de Dios.

1 CORINTIOS 2:10 dice,

Pero Dios nos las reveló por medio del Espíritu, porque el Espíritu todo lo escudriña, aun las profundidades de Dios.

El hombre podía entender las cosas profundas de Dios solo a través de la intervención del Espíritu de Dios.

El método que emplean otras religiones en su estudio de la palabra de Dios no es más que un método humano. Ellos confían principalmente en su propia sabiduría. No es de extrañar que todos estén engañados. En realidad, nunca llegarán a la comprensión adecuada y la interpretación correcta de la Palabra de Dios si solo confían en su propia sabiduría.

1 CORINTIOS 1: 20-21 dice:

20 ¿Dónde está el sabio? ¿Dónde el escriba? ¿Dónde el polemista de este siglo? ¿No ha hecho Dios que la sabiduría de este mundo sea necedad?
21 Porque ya que en la sabiduría de Dios el mundo no conoció a Dios por medio de su propiasabiduría, agradó a Dios, mediante la necedad de la predicación, salvar a los que creen.

Debido a la sabiduría del mundo, no habían conocido a Dios. Aparentemente, la sabiduría humana es incluso un obstáculo para entender la voluntad de Dios. No puedes usar la sabiduría humana solo para entender la voluntad de Dios. La palabra de Dios solo puede ser entendida por los hombres a través de la intervención del Espíritu de Dios. Es el Espíritu que interpreta la Biblia, y nadie más.

Es por eso que nosotros en la Iglesia de Dios, siempre confiamos en la guía e intervención del Espíritu Santo. Gracias a Dios que a través de la intervención de su Espíritu, nunca nos equivocamos en nuestra comprensión de sus mandamientos y enseñanzas, y también de su santa voluntad.

 [exclusión de responsabilida: Esta traducción en español: Es realizada por nuestros traductores con el máximo cuidado y lo mejor de sus capacidades. ControversyExtraordinary.com, sin embargo, no garantiza la exactitud de cualquier información traducida debido a varios factores. Cuando hay alguna discrepancia en la versión original en inglés y la versión en español, la versión en inglés siempre prevalece.]

¿Comer o no comer carne de cerdo?

 

¿Es una abominación comer cerdo? Esta es una pregunta común de las personas que habían sido engañadas y se les había hecho creer que la ley de Moisés sigue vigente a pesar de que ya estamos en la dispensación cristiana.

De hecho, a los israelitas se les había prohibido comer ciertas carnes, y una de ellas es la carne de cerdo.

LEVITICO 11: 2-8 dice:

2 Hablad a los hijos de Israel, y decidles: “Estos son los animales que podréis comer de entre todos los animales que hay sobre la tierra.
3 “De entre los animales, todo el que tiene pezuña dividida, formando así cascos hendidos, yrumia, éste comeréis.
4 “Sin embargo, de los que rumian o tienen pezuña dividida, no comeréis éstos: el camello, porque aunque rumia no tiene pezuña dividida; seráinmundo para vosotros;
5 el damán, porque aunque rumia, no tiene pezuña dividida; será inmundo para vosotros;
6 el conejo, porque aunque rumia, no tiene pezuña dividida; será inmundo para vosotros;
7 y el cerdo, porque aunque tiene pezuña dividida, formando así un casco hendido, no rumia; será inmundo para vosotros.
8 “No comeréis de su carne ni tocaréis sus cadáveres; serán inmundos para vosotros.

Si vas a mirar detenidamente los versículos, te darás cuenta de que el Señor le ordenó a Moisés que hablara y enseñara a los hijos de Israel Sus mandamientos. En otras palabras, los mandamientos que Dios le dio a Moisés estaban destinados a los israelitas, y no a todas las personas.

Durante el tiempo de Noé, también se les dio un mandamiento acerca de lo que debían comer.

Génesis 9: 3 dice:

Todo lo que se mueve y tiene vida os será para alimento: todo os lo doy como os di la hierba verde.

Dios no hizo ninguna exclusión a la carne que Noe podía comer. Todo lo que vive será comida para ti, le dijo a Noé. Entonces, él podría comer cerdo.

La única prohibición dada a Noé era no comer sangre. Por lo tanto, si iba a matar a una bestia por su comida, debía dejar que la sangre de esa bestia se vertiera en el suelo. Lo mismo fue cierto durante el tiempo de Adán y Eva.

GÉNESIS 1: 28-30 dice:

28 Y los bendijo Dios y les dijo: Sed fecundos y multiplicaos, y llenad la tierra y sojuzgadla; ejerced dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre todo ser viviente que se mueve sobre la tierra.
29 Y dijo Dios: He aquí, yo os he dado toda planta que da semilla que hay en la superficie de toda la tierra, y todo árbol que tiene fruto que da semilla; esto os servirá de alimento.
30 Y a toda bestia de la tierra, a toda ave de los cielos y a todo lo que se mueve sobre la tierra, y que tiene vida, les he dado toda planta verde para alimento. Y fue así.

Dios le había dicho a Adán y Eva, y a sus descendientes, que todo ser viviente que se arrastra sobre la tierra era dado como comida para ellos.

Pero cuando Dios eligió a los israelitas como su pueblo, cuando los sacó de su esclavitud en Egipto, hubo mandamientos específicos que Dios les dio. Y uno de esos mandamientos era una prohibición de comer carne de cerdo.

Debemos recordar que los israelitas vivieron en Egipto durante 430 años sin la ley de Dios. Estaban acostumbrados a comer los tipos de comida que comían los egipcios, como el cerdo, por ejemplo. Pero cuando se liberaron del faraón tirano, al llegar a Tierra Santa, Dios pronunció ciertas prohibiciones sobre lo que podían comer y lo que no deberían comer para que las observaran. Y el comer carne de cerdo, o la carne de cerdo, fue una de las prohibiciones que se les dio.

Pero de acuerdo con el apóstol Pablo, esos mandamientos dados a los israelitas eran solo mandamientos temporales que no debían durar para siempre, ni siquiera hasta nuestra dispensación. Fueron considerados mandamientos temporales por su eficacia, tenían limitaciones.

HEBREOS 9:10 dice,

puesto que tienen que ver sólo con comidas y bebidas, y diversas abluciones y ordenanzas para el cuerpo, impuestas hasta el tiempo de reformar las cosas.

Las prohibiciones de carnes, bebidas, diversas abluciones y ordenanzas carnales se impusieron solo hasta el momento de la reforma.

Hubo un tiempo designado para que esos mandamientos fueran reformados. ¿Por quién? Por no menos que el Señor Jesucristo mismo. Cuando el Señor Jesucristo vino, Él limpió a todos aquellos que habían sido considerados abominación e inmundicia durante el tiempo de los israelitas, lo que significa que la prohibición de comer carne de cerdo había dejado de tener efecto.

Según lo escrito por el apóstol Pablo en 1 TIMOTEO 4: 4-5, dice:

4 Porque todo lo creado por Dios es bueno y nada se debe rechazar si se recibe con acción de gracias;
5 porque es santificado mediante la palabra de Dios y la oración.

Para determinar la eficacia de un mandamiento en particular, es importante que consideremos el elemento tiempo. Es cierto que comer carne de cerdo era una abominación entre los israelitas durante el tiempo de Moisés. Sin embargo, la dispensación de los israelitas ha terminado; Ahora estamos en la dispensación cristiana. Los mandamientos y enseñanzas que están en vigencia ahora son los del Señor Jesucristo.

COLOSENSES 2:16 dice,

Por tanto, que nadie se constituya en vuestro juez con respecto a comida o bebida, o en cuanto a día de fiesta, o luna nueva, o día de reposo;

El tiempo de Moisés ha terminado. HECHOS 13:39 dice,

y que de todas las cosas de que no pudisteis ser justificados por la ley de Moisés, por medio de El, todo aquel que cree es justificado.

La justificación no vendrá de la ley de Moisés, sino de la ley de nuestro Señor Jesucristo. Es por eso que ahora consideramos que la ley de Moisés está obsoleta porque fue reemplazada por la ley de Cristo.

La ley había sido cambiada cuando se cambió el sacerdocio.

HEBREOS 7:12 dice,

Porque cuando se cambia el sacerdocio, necesariamente ocurre también un cambio de la ley.

Permítanme reiterar que la ley relativa a la prohibición de las carnes y bebidas, los diversas abluciones y las ordenanzas carnales se impuso solo hasta el momento de la reforma, que se refiere a la venida del Señor Jesucristo. Y fue el Señor Jesucristo quien cambió la ley.

[exclusión de responsabilida: Esta traducción en español: Es realizada por nuestros traductores con el máximo cuidado y lo mejor de sus capacidades. ControversyExtraordinary.com, sin embargo, no garantiza la exactitud de cualquier información traducida debido a varios factores. Cuando hay alguna discrepancia en la versión original en inglés y la versión en español, la versión en inglés siempre prevalece.]

En la era Cristiana, nuestro sumo sacerdote es el Señor Jesucristo, no Moisés


Es bastante frustrante que incluso si ya estamos en la dispensación cristiana, muchas personas todavía están afectadas por las leyes de Moisés, hasta el punto de que si encuentran que dicha ley es incompatible con el estado de las cosas, en realidad, su tendencia Es cuestionar la autenticidad de la Biblia.

Por ejemplo, según la ley de Moisés, la liebre había sido clasificada como inmunda y, por lo tanto, no debería comerse porque "rumia y tiene pezuña dividida". De acuerdo con esa prohibición, alguien me preguntó si tal pronunciamiento no pondría en peligro la autenticidad de la Biblia en la medida en que, en realidad, las liebres tienen un pie partido y no rumian.

En primer lugar, permítame darle una idea de las leyes dadas por Dios, a través de Moisés, a los israelitas, que son las primeras personas que sirvieron a Dios.

En la epístola del apóstol Pablo a los hebreos, una de las cosas importantes que escribió se refería a las prohibiciones sobre lo que deben y no deben comer o ingerir.

HEBREOS 9:10 dice,

puesto que tienen que ver sólo con comidas y bebidas, y diversas abluciones y ordenanzas para el cuerpo, impuestas hasta el tiempo de reformar las cosas.

Hubo ordenanzas sobre carnes, bebidas y diversos lavados o limpiezas del cuerpo que se les impusieron hasta el momento de la reforma, lo que implica que hubo un tiempo designado para que estas leyes se reformaran. Hubo un tiempo establecido por Dios para que estas leyes fueran reemplazadas por otro conjunto de leyes. Y ese tiempo señalado había llegado, según el apóstol Pablo en HEBREOS 7:12, que dice:

Porque cuando se cambia el sacerdocio, necesariamente ocurre también un cambio de la ley.

Por lo tanto, era necesario cambiar la ley porque había habido un cambio en el sacerdocio. HEBREOS 3: 1-3 dice:

1 Por tanto, hermanos santos, participantes del llamamiento celestial, considerad a Jesús, el Apóstol y Sumo Sacerdote de nuestra fe.
2 El cual fue fiel al que le designó, como también lo fue Moisés en toda la casa de Dios.
3 Porque El ha sido considerado digno de más gloria que Moisés, así como el constructor de la casa tiene más honra que la casa.

Los versículos claramente nos dicen que el sumo sacerdote que había sido reemplazado era Moisés, y su reemplazo fue el Señor Jesucristo. En esos versículos, el apóstol Pablo hablaba a los hebreos que se convirtieron al cristianismo durante el primer siglo de nuestra era, y no a los hebreos que permanecieron en su religión judía. Les estaba diciendo que nuestro apóstol y sumo sacerdote de nuestra profesión es el Señor Jesucristo. Se encontró que Cristo era más glorioso que Moisés como sacerdote. Por eso, fue llamado el sumo sacerdote de nuestra profesión.

Cuando se cambió el sacerdocio, hubo una necesidad de cambiar también la ley. Y la ley que fue reemplazada fue la ley que fue administrada por Moisés. Había sido sustituido por otra ley.

HECHOS 13:39 dice,
y que de todas las cosas de que no pudisteis ser justificados por la ley de Moisés, por medio de El, todo aquel que cree es justificado.

Se encontró que la ley de Moisés era insuficiente para la justificación de los creyentes en la era cristiana porque, en la era cristiana, la justificación se basa en el Señor Jesucristo. En otras palabras, la fe de los cristianos debe basarse en la ley de Cristo, y no en la ley de Moisés.

Seamos definitivos. ¿A qué se refiere la ley de Moisés?

MALAQUIAS 4: 4 dice:

Acordaos de la ley de mi siervo Moisés, de los estatutos y las ordenanzas que yo le ordené en Horeb para todo Israel.

Entonces, fue la ley dada por Dios a Moisés en la montaña. Específicamente, ¿qué era esa ley?

Éxodo 31:18 dice:

Y cuando terminó de hablar con Moisés sobre el monte Sinaí, le dio las dos tablas del testimonio, tablas de piedra, escritas por el dedo de Dios.

Eran las leyes que estaban contenidas en las dos tablas de piedra, que fueron escritas con el dedo de Dios. Y esas leyes incluían estatutos y juicios.

DEUTERONOMIO 4:13 dice,

Y El os declaró su pacto, el cual os mandó poner por obra: esto es, los diez mandamientos, y los escribió en dos tablas de piedra.

Por lo tanto, la ley de Moisés a la que se hacía referencia era los diez mandamientos. Y estas leyes, junto con los estatutos y los juicios, estaban destinados a los israelitas. Por ejemplo, había estatutos sobre qué comer, qué no comer, qué beber y qué no beber que los israelitas tenían que observar.

Pero en nuestra dispensación, no tenemos problemas sobre qué comer y qué no comer. En el Nuevo Testamento, hay otra ley que fue explicada por el Señor Jesucristo.

En MARCOS 7:19, dice,

Y El os declaró su pacto, el cual os mandó poner por obra: esto es, los diez mandamientos, y los escribió en dos tablas de piedra.

El Señor Jesucristo declaró que el tipo de comida que los israelitas tenían prohibido comer no iba al corazón, sino solo al vientre. Y Él había purgado, o limpiado, todo eso. El apóstol Pablo explicó en 1 TIMOTEO 4: 4-5:

4 Porque todo lo creado por Dios es bueno y nada se debe rechazar si se recibe con acción de gracias;
5 porque es santificado mediante la palabra de Dios y la oración.

Entonces, incluso si se trata de carne de cerdo, que fue considerada impura durante la época de los israelitas, en la dispensación cristiana, cuando se cambió el sacerdocio de Moisés al Señor Jesucristo, esas carnes que fueron declaradas impuras fueron purgadas , o limpiado, por el Señor Jesucristo. Están santificados por la palabra de Dios, por el decreto de Dios y por la oración. A través del poder de la oración y de la Palabra de Dios, esas cosas que habían sido consideradas abominables se purifican. Por lo tanto, ya no hay ningún problema con el consumo de carne de cerdo, ni carne de los que no mastican el bolo, o de los que no tienen pezuña dividida.

Ten en cuenta que estamos en la era cristiana. Nuestro maestro es el Señor Jesucristo, y no Moisés. Si somos verdaderamente cristianos y creemos que estamos viviendo en la dispensación cristiana, debemos referirnos a las enseñanzas del Señor Jesucristo y no de Moisés. Moisés ya no es nuestro sumo sacerdote, sino el Señor Jesucristo. La revelación que el Señor Jesucristo lleva consigo es la revelación que debemos recibir ahora.

HEBREOS 1: 1-2 dice:

1 Dios, habiendo hablado hace mucho tiempo, en muchas ocasiones y de muchas maneras a los padres por los profetas,
2 en estos últimos días nos ha hablado por su Hijo, a quien constituyó heredero de todas las cosas, por medio de quien hizo también el universo.

Dios había hablado a los padres a través de los profetas, pero en estos últimos días, nos habla a través de su Hijo. Entonces, si queremos saber acerca de las palabras y enseñanzas de Dios, las aprenderemos a través de Su Hijo, no a través de Moisés. Pero si sigues observando las leyes de Moisés, estás en el camino equivocado. Estás fuera de tiempo estas fuera de lugar. LEVITICO 11: 1-7 dice:

1 El Señor habló a Moisés y a Aarón, diciéndoles:
2 Hablad a los hijos de Israel, y decidles: “Estos son los animales que podréis comer de entre todos los animales que hay sobre la tierra.

Si usted es un lector meticuloso de la Biblia, tan pronto como en el versículo 2, se dará cuenta de que, si es estadounidense o filipino, no es la persona referida porque esas palabras solo estaban destinadas a los israelitas.

3 “De entre los animales, todo el que tiene pezuña dividida, formando así cascos hendidos, y rumia, éste comeréis.
4 “Sin embargo, de los que rumian o tienen pezuña dividida, no comeréis éstos: el camello, porque aunque rumia no tiene pezuña dividida; será inmundo para vosotros;
5 el damán, porque aunque rumia, no tiene pezuña dividida; será inmundo para vosotros;
6 el conejo, porque aunque rumia, no tiene pezuña dividida; será inmundo para vosotros;
7 y el cerdo, porque aunque tiene pezuña dividida, formando así un casco hendido, no rumia; será inmundo para vosotros.

En este punto, permítanme dar algunas aclaraciones sobre el versículo 6 porque esta es la parte que está cuestionando un lector de la Biblia. Según él, lo que el versículo dice es un desafío a la autenticidad de la Biblia porque lo que dice es contrario a la realidad. Afirmó que la liebre no debe comerse porque mastica el bolo y no tiene pezuña dividida, en verdad, las liebres tienen pezuña dividida y no rumian ni mastican el bolo.

Permítanme aclarar que lo que los israelitas tenían prohibido comer eran animales, o bestias, que rumiaban y tenían patas de gallo. Esas dos características deben estar presentes en una bestia en particular. Si una característica está ausente, entonces, no debe comerse. En el caso de una liebre, tienen pezuña dividida pero no rumian, por lo que a los israelitas se les prohibió comerla.

Pero, al admitir que Levítico 11: 6 debería haber descrito a la liebre al revés, es decir, no mastica el bolo y tiene pezuña dividida, sin embargo, eso no haría que la prohibición sea incorrecta. Aún así, no debe comerse porque una de las características de una bestia o animal que debe comerse está ausente.

De hecho, hay personas que desafían la autenticidad de la Biblia. Son aquellos que no consideran el error humano. Siempre culpan a la Biblia por los errores que pudieron haber cometido las personas que hicieron su traducción.

En realidad, las personas que cuestionan la autenticidad de la Biblia nunca se quedarán sin problemas para plantearse en contra de la Biblia. Permítanme citar un ejemplo. La Biblia clasificó a los murciélagos como aves porque las aves vuelan por sus alas, y los murciélagos vuelan porque también tienen alas. Así que ahora, las personas que intentan desacreditar a la Biblia acusan a la Biblia de hablar de mentiras porque, según ellos, los murciélagos no son aves sino mamíferos. Aceptemos que un murciélago está clasificado como mamífero, la pregunta es, ¿quién hizo la clasificación y cuándo se hizo la clasificación?

Recuerde que cuando se escribió la Biblia, aún no había clasificaciones sobre si una criatura es un mamífero, un reptil o un ave. La clasificación ocurrió solo muy recientemente, específicamente, miles de años después de que se escribió la Biblia. Y la clasificación fue hecha por el hombre solamente. ¿Quién sabía de los mamíferos durante el tiempo de Moisés? La palabra "mamífero" fue acuñada por Linneo solo en el siglo XVIII, mientras que el libro de Levítico fue escrito hace más de 3.000 años (1512 a. C.) por Moisés en el desierto de Sinaí. Entonces, ¿cómo esperas que la Biblia clasifique al murciélago como un mamífero cuando la palabra mamífero fue acuñada solo en 1758? Entonces, esa vez, la Biblia fue absolutamente correcta cuando clasificó al murciélago como ave porque vuela.

Pero si hubo o no pronunciamientos en la ley de Moisés que no concuerdan con las características reales de ciertos animales en realidad, como el caso de la liebre, para mí son inmateriales. Aún así, la liebre estaba incluida legítimamente entre los animales que los israelitas no deberían comer porque sus características no cumplen con las cualidades de una bestia o animal que podrían comer. A pesar de que la liebre tiene pezuña dividida, sin embargo, no mastica el bolo, por lo que los israelitas no deben comerlo.

Pero en la medida en que no estamos bajo la ley de Moisés sino de la ley de Cristo, prácticamente no es necesario que nos preocupemos por los tipos de alimentos que los israelitas tenían prohibido comer. Primero, no estamos entre los israelitas que Moisés dirigió, por lo que la prohibición no nos concierne; segundo, Cristo había limpiado todo lo que se consideraba impuro durante el tiempo de los israelitas; y tercero, a través del poder de la oración, nuestra comida podría ser santificada.

No olvidemos, nuestro Sumo Sacerdote hoy es el Señor Jesucristo. Y es mejor no dudar de la autenticidad de la Biblia.

[exclusión de responsabilida: Esta traducción en español: Es realizada por nuestros traductores con el máximo cuidado y lo mejor de sus capacidades. ControversyExtraordinary.com, sin embargo, no garantiza la exactitud de cualquier información traducida debido a varios factores. Cuando hay alguna discrepancia en la versión original en inglés y la versión en español, la versión en inglés siempre prevalece.]

Las pautas en las Escrituras para que los Cristianos sean victoriosos


A menudo digo que no todos los que profesan ser cristianos son verdaderamente cristianos. Y por enésima vez, lo repito: no todos los que dicen ser cristianos son realmente cristianos; No todos los que se llaman a sí mismos cristianos son cristianos en el verdadero sentido de la palabra.

La palabra raíz de la palabra cristiano es "Cristo", y Cristo es el líder del cristianismo. Entonces, un cristiano significa un seguidor de Cristo. Por lo tanto, si somos cristianos tenemos que ser seguidores de Cristo. Pero, ¿quiénes son las personas a quienes la Biblia se refiere como cristianos?

HECHOS 11:26 dice:

y cuando lo encontró, lo trajo a Antioquía. Y se reunieron con la iglesia por todo un año, y enseñaban a las multitudes; y a los discípulos se les llamó cristianos por primera vez en Antioquía.

Los cristianos son las personas en la Iglesia a quienes se les enseñaron las enseñanzas de Cristo. Debe ser enseñado a fondo y rigurosamente de todas las doctrinas y mandamientos de Cristo para ser un cristiano. Debería ser todo. ¿Todos los que se llaman a sí mismos como cristianos acatan todas las doctrinas y mandamientos del Señor Jesucristo? ¿Se les había enseñado a fondo todas sus doctrinas? Un ejemplo de las doctrinas de Cristo está escrito en 1 TIMOTEO 2: 9-10.

9 Asimismo, que las mujeres se vistan con ropa decorosa, con pudor y modestia, no con peinado ostentoso, no con oro, o perlas, o vestidos costosos;
10 sino con buenas obras, como corresponde a las mujeres que profesan la piedad.

En otra versión, 1 Timoteo 2: 9 estaba redactado como:

1 Timoteo 2:9-10 Dios Habla Hoy (DHH)
9 Y quiero que las mujeres se vistan decentemente, que se adornen con modestia y sencillez, no con peinados exagerados, ni con oro, perlas o vestidos costosos.
10 Que su adorno sean las buenas obras, como corresponde a las mujeres que quieren honrar a Dios.

Eso es lo que deben hacer las mujeres cristianas. Pero mira a tu alrededor. ¿Ves a mujeres usando ropa decente o prácticamente están desnudando su cuerpo al público? ¿Son cristianas? ¿Merecen ser llamados cristianas?

Solo con la ropa ya podrías determinar quiénes son los verdaderos cristianos y quiénes no lo son.

Si eres cristiano, hay luchas que deberías enfrentar. ¿Qué luchas son estas?

2 TIMOTEO 3:12 dice,

Y en verdad, todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús, serán perseguidos.

Si usted es cristiano, está obligado a sufrir persecuciones. Eso es inevitable. ¿De qué tipo de persecución tiene que soportar y luchar un cristiano?

MATEO 5:11 dice,

Bienaventurados seréis cuando os insulten y persigan, y digan todo género de mal contra vosotros falsamente, por causa de mí.

¿Por qué tratarán a los cristianos de esa manera? ¿Por qué nos perseguirán y nos maltratarán? ¿Por qué dirán cosas malas contra nosotros? ¿Les hemos hecho algún mal?

1 PEDRO 4: 3-4 dice:

3 Porque el tiempo ya pasado os es suficiente para haber hecho lo que agrada a los gentiles, habiendo andado en sensualidad, lujurias, borracheras, orgías, embriagueces y abominables idolatrías.
4 Y en todo esto, se sorprenden de que no corráis con ellos en el mismo desenfreno de disolución, y os ultrajan;

En otra versión,

1 Pedro 4:3-4 Dios Habla Hoy (DHH)

3 Por mucho tiempo hicieron ustedes las mismas cosas que hacen los paganos, pues vivían entonces en vicios, malos deseos, banquetes y borracheras, bebiendo con exceso y adorando ídolos abominables.
4 Ahora, como ustedes ya no los acompañan en los excesos de su mala vida, ellos se extrañan y hablan mal de ustedes.

La razón por la que maltratan a los cristianos es porque ya no nos unimos a ellos en el tipo de actividades en las que están comprometidos. Ya no somos como ellos, que son borrachos y adoradores de ídolos, por eso hablan de cosas malas contra nosotros.

Ese es probablemente el destino de todo cristiano: será perseguido por no cristianos, por borrachos, por criminales, por hombres impíos. ¿Por qué? Simplemente porque ya no somos como ellos, y ya no pertenecemos a su mundo.

JUAN 15: 19-20 dice:

19 Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero como no sois del mundo, sino que yo os escogí de entre el mundo, por eso el mundo os odia.
20 Acordaos de la palabra que yo os dije: “Un siervo no es mayor que su señor.” Si me persiguieron a mí, también os perseguirán a vosotros; si guardaron mi palabra, también guardarán la vuestra.

Entonces, ¿qué vamos a hacer para ser victoriosos en nuestras luchas como cristianos? HEBREOS 3: 6 dice:

pero Cristo fue fiel como Hijo sobre la casa de Dios, cuya casa somos nosotros, si retenemos firme hasta el fin nuestra confianza y la gloria[b] de nuestra esperanza.

Todo lo que tenemos que hacer es mantener firmemente la esperanza y la confianza que tenemos en Dios y en Cristo. Mantengámonos en esa esperanza porque eso salvará nuestras almas.

HEBREOS 6:19

la cual tenemos como ancla del alma, una esperanza segura y firme, y que penetra hasta detrás del velo,

La esperanza que tenemos como cristianos no está con las personas que viven en la tierra. Nuestra esperanza es que Dios nos resucite y nos salve el día del juicio. La única religión cuyo líder ha mostrado esperanza es el cristianismo. Nuestro líder murió en la cruz pero, después de tres días, resucitó para darnos esperanza, y debido a esa esperanza, debemos luchar incesantemente para resistir hasta el final.

No tienes que adivinar, no tienes que tener una mentalidad doble, no tienes que dudar, porque la esperanza que Cristo le dio a sus discípulos es que, después de la muerte, habrá una resurrección. Y en esa resurrección, todas las cosas buenas que hicimos y todos los sufrimientos que sufrimos serían recompensados por nuestro Señor. Tenemos que mantener esa esperanza hasta el final, y tener esa esperanza nos mantendrá completos.

1 JUAN 3: 3 dice:

Y todo el que tiene esta esperanza puesta en El, se purifica, así como El es puro.

Aquellos hombres que no se purifican a sí mismos y hacen cosas malas en su lugar, están sin esperanza. Los cristianos tienen algo muy importante en ellos, y esa es la esperanza en Cristo. Teniendo esa esperanza, tenemos que mantenernos sin mancha del mundo, que es una de las características de una verdadera religión. No aprendamos los caminos del mundo, mantengámonos alejados de los deseos del mundo. Purifiquémonos a nosotros mismos; Continuemos con el proceso de purificación que comenzó nuestro Señor Jesucristo. Aferremos firmemente a esa esperanza como cristianos de que, incluso si morimos, nuestro Señor Jesucristo vendrá de nuevo y nos resucitará. 

Aparte de la esperanza que deberíamos tener, ¿qué más?

TITO 2: 11-13 dice:

11 Porque la gracia de Dios se ha manifestado, trayendo salvación a todos los hombres,
12 enseñándonos, que negando la impiedad y los deseos mundanos, vivamos en este mundo sobria, justa y piadosamente,
13 aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación de la gloria de nuestro gran Dios y Salvador Cristo Jesús,

Estas son las pautas que deben seguir los cristianos: retén esa esperanza; purifícate a ti mismo; No vivas con los deseos del mundo; continuar como discípulo; y anhelamos hasta la bendita esperanza en la aparición de nuestro Señor Jesucristo. AMÉN.

[exclusión de responsabilida: Esta traducción en español: Es realizada por nuestros traductores con el máximo cuidado y lo mejor de sus capacidades. ControversyExtraordinary.com, sin embargo, no garantiza la exactitud de cualquier información traducida debido a varios factores. Cuando hay alguna discrepancia en la versión original en inglés y la versión en español, la versión en inglés siempre prevalece.]

Rezando con las rodillas dobladas


Todas las personas que creen en Dios siempre oran a Dios. Y nuestras oraciones son motivadas por diferentes razones y diferentes circunstancias. Oramos por su guía y protección, por su buena salud, por las bendiciones, por su perdón y por muchos más.

Hay casos en que oramos juntos con la congregación, y en tales ocasiones, decimos nuestras oraciones en voz alta. Pero la mayor parte del tiempo, oramos a Dios solo. Aquí, no rezamos nuestras oraciones en voz alta, pero lo hacemos en silencio.

Pero, ¿cómo debemos orar a Dios correctamente? Si está orando solo, el Señor Jesucristo le dio una recomendación sobre cómo hacerlo.

MATEO 6: 5-6 dice:

5 Y cuando oréis, no seáis como los hipócritas; porque a ellos les gusta ponerse en pie y orar en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos por los hombres. En verdad os digo que ya han recibido su recompensa.
6 Pero tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cuando hayas cerrado la puerta, ora a tu Padre que está en secreto, y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.

Cuando ores solo, es mejor que ores en secreto y sin que nadie te note. El Padre no quiere que nos mostremos en público mientras oramos, como lo que hacen los católicos y otros hipócritas. Ellos oran solo para mostrarle a la gente que están orando a Dios. Lo suyo es una mera muestra de piedad superficial. Solo quieren parecer santos a los ojos de las personas que los ven. Pero el Señor Jesucristo amonestó a los cristianos a “orar a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público. "

¿Cómo puedes orar en secreto? Ve a un lugar donde nadie pueda verte rezar, y ora al Padre en secreto. Ora sin pronunciar una palabra. ¿Cómo? Según el apóstol Pablo, en 1 CORINTIOS 14:15,

Entonces ¿qué? Oraré con el espíritu, pero también oraré con el entendimiento; cantaré con el espíritu, pero también cantaré con el entendimiento.

Si oras con tu mente, nadie escucharía lo que le estás diciendo a Dios, así que nadie, ni siquiera Satanás, podría interferir. Satanás no ve el corazón y la mente del hombre; las cosas que están en el corazón y en la mente del hombre son desconocidas para satanás. Solo el Señor sabe lo que está en nuestro corazón y en nuestra mente.

Jeremías 17: 9-10 dice:

9 Más engañoso que todo, es el corazón, y sin remedio; ¿quién lo comprenderá?
10 Yo, el Señor, escudriño el corazón, pruebo los pensamientos, para dar a cada uno según sus caminos, según el fruto de sus obras.

Si rezas con tu mente, solo sería un asunto privado entre tú y Dios; Sólo Él sabe lo que estás pidiendo. Entonces Satanás no podría interferir con tus súplicas. Él no podría obstaculizar también las cosas buenas que el Padre le dará si tiene que responder o conceder sus oraciones.

La forma correcta de orar, si lo haces solo, es orar en secreto. No tienes que decir una palabra; no tiene que decir lo que está en su corazón y en su mente porque el Padre sabe las cosas que hay dentro de usted, incluso si no se mencionan, o incluso si encuentra dificultad para verbalizarlas. ROMANOS 8:26 dice,

Y de la misma manera, también el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; porque no sabemos orar como debiéramos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles;

Hay gemidos que no pueden expresarse en palabras, pero el Espíritu intercede por nosotros ante el Padre. El Padre sabe todo lo que necesitamos, incluso si no podemos expresarlo en palabras. Nuestros corazones y nuestras mentes pueden estar conectados con el Padre a través de la intercesión del Espíritu Santo de Dios.

Ahora, ¿cuál debería ser nuestra posición en la oración?

MATEO 26:39 dice,

Y adelantándose un poco, cayó sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío, si es posible, que pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú quieras.

Cuando el Señor Jesucristo oró, cayó sobre su rostro. Esto es lo que los católicos y los protestantes no practican, no siguen la manera en que nuestro Señor Jesucristo oró. Hablando bíblicamente, arrodillarse es inclinar la cabeza hacia el suelo, postrándose en posición horizontal. No es la flexión habitual de las rodillas en 90 grados, como lo hacen los católicos y otras iglesias protestantes. En su lugar, debe ser con las rodillas dobladas, usted se postrará con la cara hacia el suelo.

Otros puntos importantes al orar están escritos en 1 CORINTIOS 11: 4-5 que dice:

4 Todo hombre que cubre su cabeza mientras ora o profetiza, deshonra su cabeza.

Un hombre está deshonrando su cabeza si está orando con su cabeza cubierta. Al igual que los indios o los hindúes cuyas cabezas están cubiertas con turbantes. Entonces, un hombre no debe cubrirse la cabeza cuando ora.

¿Y las mujeres?

5 Pero toda mujer que tiene la cabeza descubierta mientras ora o profetiza, deshonra su cabeza; porque se hace una con la que está rapada.

En cuanto a las mujeres, cuando ella ora debe cubrirse la cabeza. Para que una mujer no deshonre su cabeza, necesita cubrirla cada vez que está orando.

Por supuesto, la "cubierta" que se menciona en el verso no se refiere a la cobertura literal de la cabeza como los velos multicolores que usan las mujeres católicas sobre sus cabezas. Se refiere a algo espiritual y algo muy profundo que pretendo explicar, no en este artículo, sino en los próximos artículos. ¡Dios bendiga!

[exclusión de responsabilida: Esta traducción en español: Es realizada por nuestros traductores con el máximo cuidado y lo mejor de sus capacidades. ControversyExtraordinary.com, sin embargo, no garantiza la exactitud de cualquier información traducida debido a varios factores. Cuando hay alguna discrepancia en la versión original en inglés y la versión en español, la versión en inglés siempre prevalece.]

Piezas de evidencia que desacreditan la idea de la Trinidad como una doctrina Cristiana


Muchos pastores de diferentes religiones de hoy enseñan que Dios el Padre, Jesús, el Hijo y el Espíritu Santo tienen la misma autoridad.


La fe de nuestros padres
Escrito por James Cardinal Gibbons, Capítulo 1, Página 1

La Santísima Trinidad, Encarnación, etc.
La Iglesia Católica enseña que hay un solo Dios, que es infinito en conocimiento, en poder, en bondad y en cualquier otra perfección; quien creó todas las cosas por su omnipotencia, y las gobierna por su providencia.
En este Dios hay tres Personas distintas, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, que son perfectamente iguales entre sí.

¡Eso no es verdad! ¡Eso no es bíblico!

Permítame reiterar que mi creencia está basada en la Biblia, y la Biblia nos dice que no tienen la misma autoridad. 1 Corintios 11:13 dice:

Pero quiero que sepáis que la cabeza de todo hombre es Cristo, y la cabeza de la mujer es el hombre, y la cabeza de Cristo es Dios.

La cabeza de Cristo es Dios. Entonces Dios es más alto que Cristo. En un contexto ordinario, un padre es más alto que su hijo; La autoridad del padre es mayor que la del hijo. El argumento de algunas personas es que el hijo obtiene la misma autoridad que el padre cuando el padre muere. Eso puede ser cierto entre los humanos, entre los mortales. Pero el punto es que el Padre de Jesucristo no murió, y Él nunca morirá porque es inmortal. Entonces, Él seguirá siendo el Padre por siempre, y Jesús siempre seguirá siendo el Hijo; y el Padre siempre será más alto que el Hijo.

No estoy degradando al Hijo; Yo creo en el Hijo. Pero quiero que consideres lo que dijo el Hijo acerca de la grandeza de Él y de Su Padre. Juan 14:28 dice:

Oísteis que yo os dije: “Me voy, y vendré a vosotros.” Si me amarais, os regocijaríais porque voy al Padre, ya que el Padre es mayor que yo.

Ninguna otra declaración podría ser más clara que la que viene del Hijo mismo. Dijo: mi padre es mayor que yo. ¿Cómo refutarás esa afirmación? ¿Cómo se atreve el grupo Oneness a decir que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son todos iguales? Incluso el Espíritu Santo no es mayor que el Padre; El Espíritu Santo también está bajo el poder del Padre. ¿Por qué digo eso? Es porque el Señor Jesucristo, el Hijo, puede enviar el Espíritu Santo. Y de acuerdo con nuestro Señor Jesucristo, la persona que está enviando es mayor que el que está siendo enviado. Juan 13:16 dice:

En verdad, en verdad os digo: un siervo no es mayor que su señor, ni un enviado es mayor que el que lo envió.

El Señor Jesucristo fue enviado por el Padre. Si fue enviado, ¿eso lo hace mayor o igual al Padre que lo envió? ¡Por supuesto no! Como se menciona en el verso, la persona que envía es mayor que la que se envía. El Espíritu Santo también está siendo enviado por el Padre. Entonces, ¿qué implica? El Padre es mayor que el Hijo y el Espíritu Santo.

El apóstol Pablo también testificó que el Padre es la máxima autoridad de todos. 1 Corintios 15: 24-28 dice:  

24 entonces vendrá el fin, cuando El entregue el reino al Dios y Padre, después que haya abolido todo dominio y toda autoridad y poder.
25 Pues Cristo debe reinar hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies.
26 Y el último enemigo que será abolido es la muerte.
27 Porque Dios ha puesto todo en sujecion bajo sus pies. Pero cuando dice que todas las cosas le están sujetas, es evidente que se exceptúa a aquel que ha sometido a El todas las cosas.
28 Y cuando todo haya sido sometido a El, entonces también el Hijo mismo se sujetará a aquel que sujetó a El todas las cosas, para que Dios sea todo en todos.

Cuando llegue el fin, después de que el Hijo haya entregado todo el gobierno, la autoridad y el poder, después de haber vencido a todos los enemigos, y el último de los cuales es la muerte, Cristo entregará el reino a Dios Padre. Esto significa que el Hijo estará bajo la autoridad del Padre. Por lo tanto, no son lo mismo en autoridad.

De hecho, hay cosas que pertenecen solamente al Padre. Hechos 1: 7 dice:

Y El les dijo: No os corresponde a vosotros saber los tiempos ni las épocas que el Padre ha fijado con su propia autoridad;

Esa fue la respuesta dada por el Señor Jesucristo a los apóstoles cuando le preguntaron: ¿restaurarás el reino a Israel en este momento? Entonces, el tiempo y la estación están bajo el poder exclusivo de Dios el Padre. No le fue dado a nuestro Señor Jesucristo el designar tiempos o estaciones. Pertenece solo a dios.

Incluso la próxima venida del Señor Jesucristo en la tierra no es conocida por Él. Él dijo: Nadie lo sabe, solo el Padre. Cristo no es consciente del día ni de la hora de su venida. Es solo el Padre quien sabe eso.

Espero que los versos citados sean más que suficientes para demostrar que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo no son los mismos en términos de autoridad.

[exclusión de responsabilida: Esta traducción en español: Es realizada por nuestros traductores con el máximo cuidado y lo mejor de sus capacidades. ControversyExtraordinary.com, sin embargo, no garantiza la exactitud de cualquier información traducida debido a varios factores. Cuando hay alguna discrepancia en la versión original en inglés y la versión en español, la versión en inglés siempre prevalece.]

Las profecías que determinan a quién Dios escogerá como su mensajero


1 Samuel 16:7-8 La Biblia de las Américas (LBLA)
7 Pero el Señor dijo a Samuel: No mires a su apariencia, ni a lo alto de su estatura, porque lo he desechado; pues Dios ve no como el hombre ve, pues el hombre mira la apariencia exterior, pero el Señor mira el corazón.
8 Entonces Isaí llamó a Abinadab y lo hizo pasar delante de Samuel. Y éste dijo: Tampoco a éste ha escogido el Señor.

Muchas personas, especialmente aquellas que se consideran superiores a otras, o su raza superior a otras razas, encuentran difícil aceptar el hecho de que Dios elegiría a un hombre común, de una raza inferior, para convertirse en su mensajero. Para ser más específicos al respecto, no podían creer que Dios escogiera a un filipino para que fuera Su mensajero.

En realidad, los mensajeros de Dios son personas que usted no esperaría que fueran elegidas por Dios. Las normas de Dios en la elección son diferentes de las normas humanas. Cualquiera, sin importar su raza, podría ser un mensajero de Dios porque Él no respeta a las personas. Como está escrito en Hechos 10:34,

Entonces Pedro, abriendo la boca, dijo:

Ciertamente ahora entiendo que Dios no hace acepción de personas, Si conoces al Dios de la Biblia, no lo cuestionarás. Nadie le dicta y nadie debe cuestionarlo. Podría elegir a un estadounidense, un australiano, un italiano, un británico, un alemán o cualquiera como Su mensajero. No importa lo que sea su nacionalidad. Dios puede escoger de cualquier nación y hacerle su mensajero, pero, por supuesto, con disposiciones específicas. Como está escrito en Hechos 10:35,

Hechos 10:35 La Biblia de las Américas (LBLA)
sino que en toda nación el que le teme y hace lo justo, le es acepto.

Creo que este versículo en particular es suficiente para responder a las personas que me preguntan si califico para ser el mensajero de Dios. No me tengo que glorificar; todo lo que tengo que hacer es leer lo que dice la Biblia.

Según el versículo, en toda nación el que le teme. Esa es una de las disposiciones, él debe ser temeroso de Dios. Si hay algo de lo que puedo asegurarte, es que temo a Dios. Otra provisión es, y hace justicia. Eso es exactamente lo que estoy haciendo, yo hago justicia; Hago lo que Dios me está diciendo que haga. Toda mi vida, he intentado y perseverado para hacer justicia. Aparentemente, puedo pasar los requisitos para convertirme en el mensajero de Dios.

Sin embargo, hay profecías bíblicas que descalificarían a los estadounidenses para convertirse en mensajeros de Dios. No estoy insultando a los estadounidenses ni a la nación estadounidense, pero si va a respetar las profecías en la Biblia, la salvación comenzará desde el este, lo que hará que los orientales califiquen. ¡Y yo soy del este!

Malaquías 1:11 La Biblia de las Américas (LBLA)
Porque desde la salida del sol hasta su puesta, mi nombre será grande entre las naciones, y en todo lugar se ofrecerá incienso a mi nombre, y ofrenda pura de cereal; pues grande será mi nombre entre las naciones —dice el Señor de los ejércitos.

Esta profecía hizo referencia a los paganos, no a los judíos. Es para los gentiles. Los gentiles son naciones fuera de Israel.

La Biblia nos habla de una secuencia de eventos, desde la salida del sol hasta la puesta del sol, mi nombre será grande entre los gentiles; Entonces, la predicación de cuán grande es el nombre del Señor Dios no vendrá de Israel, sino de Oriente, desde donde sale el sol. El anuncio de la grandeza del nombre del Señor comenzará desde el este.

Zacarías 8: 7 tiene una profecía colateral,

Así dice el Señor de los ejércitos: “He aquí, salvaré a mi pueblo de la tierra del oriente y de la tierra donde se pone el sol;

El versículo establece claramente que la salvación comenzará desde el este. Otra profecía colateral está en Isaías 24:15 que dice:

Por tanto, glorificad al Señor en el oriente, el nombre del Señor, Dios de Israel, en las costas del mar.

Filipinas se compone de islas - islas del mar, las costas del mar. Y no hay un país en el este como Filipinas en términos de la creencia de la gente en el nombre del Señor Dios de Israel. En nuestro lado particular del mundo, en países como China, Singapur, Malasia, Japón, Indonesia, India, el nombre del Señor Dios de Israel no es popular. No glorifican el nombre del Señor Dios, sino que elogian otros nombres, como Buda, Shinto, Confucio y muchos otros. Es solo en las Filipinas que el Señor Dios es glorificado. Aunque Filipinas no es exclusivamente una nación cristiana, porque otros filipinos practican otras religiones, el hecho es que hay personas en las Filipinas que glorifican el nombre del Señor Dios de Israel. Y humildemente puedo afirmar que es nuestra congregación la que hace eso.

Las profecías nos dicen que habría un mensajero de Dios desde el Este precisamente porque el nombre del Señor Dios no sería proclamado entre los gentiles si no hubiera un mensajero.

¡Creo que en Filipinas alguien calificará para ser el mensajero de Dios! Soy de Oriente, de Filipinas, y estoy predicando la gloria del Dios de Israel. Pero no quiero exaltarme a mí mismo, ni afirmaré que soy alguien especial. No soy nadie. Pero muy claramente, Filipinas califica para ser un lugar de donde vendría el mensajero de Dios, porque es en el Este donde comenzará la obra de la salvación en los últimos días.

[exclusión de responsabilida: Esta traducción en español: Es realizada por nuestros traductores con el máximo cuidado y lo mejor de sus capacidades. ControversyExtraordinary.com, sin embargo, no garantiza la exactitud de cualquier información traducida debido a varios factores. Cuando hay alguna discrepancia en la versión original en inglés y la versión en español, la versión en inglés siempre prevalece.]