La verdadera religión no engendra discriminación


El mundo de hoy está lleno de tantas organizaciones religiosas que se llaman a sí mismos como cristianos. Prácticamente en cualquier lugar al que uno vaya, seguramente se encontrará con personas que se llaman a sí mismas cristianas y organizaciones religiosas que consideran a sus respectivos grupos como una organización cristiana.

Debido a esto, una persona común y corriente debe ser muy prudente para darse cuenta de que no todas las religiones que dicen ser cristianas son verdaderamente cristianas en el sentido más estricto de la palabra.

Usando la Biblia como nuestra base, estos grupos no manifiestan los distintivos de una verdadera organización cristiana. En primer lugar, los cristianos reales son personas que abrazan y acatan las enseñanzas del Señor Jesucristo.

Estas personas y estos grupos religiosos que se llaman cristianos a sí mismos de manera descarada son en realidad anti-Cristo principalmente porque no están gobernados y no cumplen con las doctrinas del Señor Jesucristo. En lugar de aferrarse a las enseñanzas del Señor Jesucristo, cada una de estas denominaciones pseudo-cristianas formuló su propio conjunto de creencias y enseñanzas que no están en armonía con las enseñanzas reales del Señor Jesucristo.

Una verdadera organización cristiana está unida, no dividida. Los verdaderos cristianos se ponen de acuerdo; Los verdaderos cristianos tienen el mismo espíritu, la misma mente, la misma manera de pensar, y solo hablan de la misma cosa.

1 Corintios 1:10

Os ruego, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que todos os pongáis de acuerdo, y que no haya divisiones entre vosotros, sino que estéis enteramente unidos en un mismo sentir y en un mismo parecer.

Contrariamente a esta advertencia bíblica, los llamados grupos cristianos que proliferan hoy en día varían en sus creencias. Un grupo cree en la unidad del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, es decir, el Padre también es el Hijo, y el Hijo también es el Padre, y el Hijo también es el Espíritu Santo. Por otro lado, también hay otro grupo cristiano que se suscribe a la doctrina de la Trinidad. Por eso, se llaman a sí mismos como trinitarios.

Además, hay otro llamado grupo cristiano, los mormones, que cree que los negros están malditos. Esta creencia está contenida en el Libro de Mormones, capítulo 3, versículo 6 de Alma, que dice: "Y las pieles de los lamanitas estaban oscuras, según la marca que se colocó sobre sus padres, que fue una maldición para ellos debido a su transgresión y su rebelión contra sus hermanos, que consistían en Nefi, Jacob, José y Sam, que eran hombres justos y santos ".


Alma 3: 6.
 Libro de los mormones

3: 6 Y las pieles de los laamitas estaban oscuras, según la marca que se colocó sobre sus padres, que fue una maldición sobre ellos debido a su transgresión y su rebelión contra sus hermanos que consistían en Nefi, Jacob y José y Sam, que eran hombres justos y santos.

Si estudia la historia de la iglesia mormona, descubrirá los prejuicios y la discriminación de este grupo hacia los negros. De hecho, a los negros ni siquiera se les hizo oficiales en su organización, sino solo a los blancos.

En el Diario de Discursos Brigham Young, Volumen 5, página 332, hubo un líder de la religión mormona que dijo: "Pero dejen que apostaten y serán de pelo canoso, arrugado y negro como el diablo".


"Pero dejen que apostaten y serán de pelo canoso, arrugado y negro como el diablo".

- Brigham Young, Diario de Discursos, Volumen 5, página 332

Creen que el diablo es negro pero yo creo lo contrario.

2 CORINTIOS 11: 13-14 dice:

13 Porque los tales son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo.
14 Y no es de extrañar, pues aun Satanás se disfraza como ángel de luz.

Satanás es un impostor que se transforma como un ángel de luz. Cuando dices "ángel de luz" significa que no es oscuro, ni negro, sino blanco.

Las religiones o pastores que enseñan que las personas de piel negra son maldecidas por Dios son las que deben ser maldecidas. Realmente aborrezco a las personas que insultan al negro simplemente porque son de piel negra.

Nadie debe ser considerado una raza superior, o una raza inferior. Independientemente del color de nuestra piel, independientemente de nuestra apariencia física, a los ojos de Dios todos somos iguales. Y de acuerdo con la ciencia, "Biológicamente todos somos hermanos y hermanas bajo la piel". No es cierto que los negros estén malditos. Si eres de piel oscura o de piel clara, mereces ser tratado con honor.


"Biológicamente todos somos hermanos y hermanas bajo la piel".

- Graves, 2001, Smedley y Smedley, 2005

En realidad, había muchos negros en la Biblia que fueron bendecidos por Dios. Uno de ellos fue el eunuco de Etiopía que fue bautizado por Felipe, el evangelista. Este eunuco fue el cuidador de la riqueza del rey de Etiopía que fue a Jerusalén para adorar a Dios.

Otra fue la mujer etíope que se convirtió en una de las esposas de Moisés. Ella también era negra, por eso tanto Aarón como Miriam se opusieron a la decisión de Moisés de tomarla por esposa. Pero Dios se enojó con María y Aarón, y los maldijo. Eso podría leerse en NÚMEROS 12: 1-9.

Al parecer, Dios no practica la discriminación. La discriminación es contra la voluntad de Dios. ¿Qué quiero decir? Los mormones pretenden ser cristianos pero sus doctrinas están en contra del cristianismo.

Los cristianos aprenden a tratar a las personas de manera justa, independientemente de su posición social.

Santiago 2: 1-4 dice:

1 Hermanos míos, no tengáis vuestra fe en nuestro glorioso Señor Jesucristo con una actitud de favoritismo.
2 Porque si en vuestra congregación entra un hombre con anillo de oro y vestido de ropa lujosa, y también entra un pobre con ropa sucia,
3 y dais atención especial al que lleva la ropa lujosa, y decís: Tú siéntate aquí, en un buen lugar; y al pobre decís: Tú estate allí de pie, o siéntate junto a mi estrado;
4 ¿no habéis hecho distinciones entre vosotros mismos, y habéis venido a ser jueces con malos pensamientos?

Los verdaderos cristianos se adhieren a las enseñanzas del Señor Jesucristo, y una de estas enseñanzas es no discriminar a las personas. La discriminación es mala; es de satan ¡El mormonismo y otras religiones denominadas cristianos que practican la discriminación no son cristianos reales!

Santiago 2: 9-10 dice:

9 Pero si mostráis favoritismo, cometéis pecado y sois hallados culpables por la ley como transgresores.
10 Porque cualquiera que guarda toda la ley, pero tropieza en un punto, se ha hecho culpable de todos.

[exclusión de responsabilida: Esta traducción en español: Es realizada por nuestros traductores con el máximo cuidado y lo mejor de sus capacidades. ControversyExtraordinary.com, sin embargo, no garantiza la exactitud de cualquier información traducida debido a varios factores. Cuando hay alguna discrepancia en la versión original en inglés y la versión en español, la versión en inglés siempre prevalece.]

Se dice a los cristianos: cuidado con los falsos predicadores


Alguien me preguntó: "¿Deberían los cristianos, como los miembros de la Iglesia de Dios Internacional, asistir a las reuniones de otras denominaciones religiosas?"

Para responder a su pregunta, primero permítame explicarle cómo una persona se convierte en cristiana. Una persona no se hace cristiana de la noche a la mañana. Antes de convertirse en cristiano, una persona debe realizar la investigación necesaria primero como lo hicieron los cristianos del primer siglo. El apóstol Pablo, por ejemplo, era originalmente un enemigo de la fe cristiana pero, después de un período de investigación, de ser miembro de la fe judía, se convirtió al cristianismo. 

Investigar es un requisito para convertirse en un verdadero cristiano. Como está escrito en 1 JUAN 4: 1,

Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus para ver si son de Dios, porque muchos falsos profetas han salido al mundo.

En realidad, a los cristianos no se les prohíbe asistir a reuniones de otras religiones, ni se les prohíbe comunicarse con personas de diferentes religiones. Pero la cuestión es que deben ser cautelosos y siempre deben considerar la palabra de Dios, "no crean en todos los espíritus".

Dios nos mandó a creer en Él, a creer en Sus palabras, a creer en Su Hijo, a creer en Sus profetas. Pero también nos ordenó que "no creamos en todos los espíritus, sino que probemos con los espíritus si son de Dios". Intentar es probar, investigar, probar. ¿Por qué hay una necesidad de hacer eso? ". . . porque muchos falsos profetas han salido al mundo ".

Si, después de investigar los espíritus, los profetas, las enseñanzas, etc., descubrió que un grupo religioso en particular está siendo dirigido por un falso profeta, entonces, ya no es prudente, ni lógico, ni bíblico seguir mezclándose con esas personas. Es por eso que no deben esperar que les diga a nuestros hermanos, "mezclarse con esas personas; escucha a sus falsos profetas; asistir a su reunión religiosa "cuando sé, en realidad, que su predicador es un falso profeta. Sería absurdo si hago eso. 

Permítame probar que los cristianos del primer siglo se convirtieron en cristianos solo después de una investigación diligente.

HECHOS 11:26 dice:

y cuando lo encontró, lo trajo a Antioquía. Y se reunieron con la iglesia por todo un año, y enseñaban a las multitudes; y a los discípulos se les llamó cristianos por primera vez en Antioquía.

Después de un año de asociarse entre sí y con los discípulos del Señor Jesucristo, y después de aprender las enseñanzas de la Iglesia, las personas de Antioquía fueron llamadas cristianos. Entonces, les tomó un tiempo, específicamente un año, antes de convertirse en cristianos. Aparte de ellos, también había otro grupo que, antes de abrazar la fe cristiana, llevó a cabo primero una investigación meticulosa.

HECHOS 17: 10-11 dice:

10 Enseguida los hermanos enviaron de noche a Pablo y a Silas a Berea, los cuales, al llegar, fueron a la sinagoga de los judíos.
11 Estos eran más nobles que los de Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando diariamente las Escrituras, para ver si estas cosas eran así.

Los apóstoles consideraban a los bereanos más nobles que los tesalonicenses porque ". . . recibieron la palabra con toda la disposición de la mente, y buscaron en las Escrituras diariamente, si esas cosas eran así ”. Esto prueba que realmente hicieron un esfuerzo para investigar primero.

¿Prohibimos a nuestros hermanos escuchar a otros predicadores? ¡No! Pero se les recuerda que sean cautelosos porque hay predicadores a quienes la Biblia llama falsos profetas.

2 TESALONICENSES 2: 2 dice:

que no seáis sacudidos fácilmente en vuestro modo de pensar, ni os alarméis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera de nosotros, en el sentido de que el día del Señor ha llegado.

Durante la época de los cristianos del primer siglo, había personas que escribían cartas y parecían que esas cartas provenían de los apóstoles. Obviamente, su intención era engañar y engañar a los hermanos. Como el apóstol Pablo era plenamente consciente del peligro que esto puede suponer, advirtió a los hermanos, "ni por palabra, ni por carta como de nosotros, ya que el día de Cristo está cerca".

En nuestro extremo, también estamos tomando una medida de precaución para salvaguardar a nuestros hermanos aconsejándoles que usen su discernimiento antes de creer cualquier cosa porque hay muchos falsos profetas alrededor. Y en la medida en que las Escrituras nos han advertido de los peligros que pueden traer los falsos profetas, no creo que sea prudente que un líder religioso como yo permita que mis hermanos y hermanas en la fe asistan a otras reuniones religiosas.

Si estás pastoreando un rebaño de ovejas, seguramente, no los dejarías ir donde están los lobos. Eso es exactamente lo que estoy haciendo. Me ocupo de que las "ovejas" que superviso no sean víctimas de los "lobos".

Repito, a nuestros hermanos en la fe no se les prohíbe escuchar a otros predicadores, pero se les aconseja que estén alertas y sean sabios para que no sean engañados ni estén equivocados. Deben estar seguros de que las doctrinas que enseñan esos predicadores no son contrarias a las doctrinas del Señor Jesucristo.

2 CORINTIOS 11: 3-4 nos dice:

3 Pero temo que, así como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestras mentes sean desviadas de la sencillez y pureza de la devoción a Cristo.
4 Porque si alguien viene y predica a otro Jesús, a quien no hemos predicado, o recibís un espíritu diferente, que no habéis recibido, o aceptáis un evangelio distinto, que no habéis aceptado, bienlo toleráis.

Esta es una advertencia del apóstol porque la sutileza es común en muchas religiones. Predican otro Jesús y otro evangelio.

GALATAS 1: 8 dice,

Pero si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciara otro evangelio contrario al que os hemos anunciado, sea anatema.

Siendo ese el caso, no veo ninguna razón por la cual a nuestros hermanos se les permita participar en las reuniones de otras religiones cuyos pastores enseñan otro evangelio. La Biblia no dijo: "¡Únete a ellos!". En cambio, la palabra de Dios dijo: "Que sea maldito (sea anatema)".

No es verdad, bíblica y lógicamente, que cada religión es de Dios, y que cada religión enseña al mismo Dios (como lo creen otros). No debemos creer también que cada religión, cada pastor o predicador está diciendo la verdad. Si eso fuera cierto, la Biblia no nos habría advertido que tengamos cuidado con los falsos profetas que salen al mundo predicando otro Evangelio.

2 CORINTIOS 11: 13-15 dice:

13 Porque los tales son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo.
14 Y no es de extrañar, pues aun Satanás se disfraza como ángel de luz.
15 Por tanto, no es de sorprender que sus servidores también se disfracen como servidores de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras.

Los pastores también pueden pretender ser apóstoles de Cristo. Entonces, tengo que enseñar a nuestros hermanos las advertencias dadas por la Biblia sobre la pretensión y el engaño de muchos predicadores.

Pero aunque a nuestros hermanos no se les prohíbe abiertamente asistir a otras religiones, ellos mismos optan por no hacerlo porque están completamente guiados por la advertencia de Dios en PROVERBIOS 19:27, que dice:

Cesa, hijo mío, de escuchar la instrucción, y te desviarás de las palabras de sabiduría.

Esa es la advertencia de Dios a sus hijos, y es para nuestro beneficio que la respetemos, especialmente hoy en día cuando muchas religiones se establecieron solo para ganar dinero y no para enseñar fielmente la palabra de Dios.

[exclusión de responsabilida: Esta traducción en español: Es realizada por nuestros traductores con el máximo cuidado y lo mejor de sus capacidades. ControversyExtraordinary.com, sin embargo, no garantiza la exactitud de cualquier información traducida debido a varios factores. Cuando hay alguna discrepancia en la versión original en inglés y la versión en español, la versión en inglés siempre prevalece.]

Ponle un anillo o no: ¿Deben las parejas cristianas usar anillos de boda?


Diferentes religiones observan diferentes tradiciones y ceremonias de boda. Muchos de ellos usan diferentes objetos para simbolizar ciertas cosas que están destinadas a dar a ambos cónyuges una relación fuerte, duradera y llena de amor. Y uno de estos objetos es el anillo de bodas.

Se cree que simbolizan un amor infinito e ilimitado, los novios entregan un anillo después de recitar sus votos de que sin importar qué suceda, permanecerán juntos y que solo la muerte los puede separar.

Pero la pregunta es: ¿qué importancia tiene un anillo de bodas en la unión de un hombre y una mujer en matrimonio? ¿Nos adherimos, en la Iglesia de Dios, a la creencia de otras religiones de que un anillo de bodas es un elemento importante del matrimonio porque representa el compromiso y el amor de por vida de las partes contratantes?

En primer lugar, permítanme enfatizar que en la Iglesia de Dios ponemos la espiritualidad muy por encima de todo lo que es natural y material. Eso significa que valoramos más las cosas que no se ven más que las que se ven.

Como todos sabemos, los apóstoles, como Pablo, fueron receptores directos del espíritu, las enseñanzas y los principios que vinieron del Padre en el cielo a través de nuestro Señor Jesucristo. Y esto es lo que dijo el apóstol Pablo en 2 CORINTIOS 4:18:

al no poner nuestra vista en las cosas que se ven, sino en las que no se ven; porque las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.

Seguramente, en lo que respecta a los humanos comunes, esto parecería una tontería. Probablemente replicarían, "¿Cómo puedes ver las cosas que no se ven?"

Tenemos que entender que en ese versículo en particular, el apóstol Pablo estaba tratando de señalar la mayor importancia de lo invisible, o las cosas que no se ven, sobre las cosas que se ven. Porque, según él, las cosas que no se ven son eternas, mientras que las que se ven son solo temporales.

Decir que "las cosas que se ven son temporales" es tanto bíblico como científico. Sabemos que las cosas que se ven son materiales, o materia. La materia, o cualquier cosa que sea material, sufre el proceso de oxidación. Debido a la oxidación, después de un cierto período de tiempo, una cosa puede parecer diferente de su aspecto anterior. Por ejemplo, el oro, fuerte como es, se oxidará con el tiempo. Su textura y color cambiarán debido a la oxidación.

Y debido a que las cosas materiales son solo temporales, los cristianos del primer siglo fueron amonestados a dar mayor importancia a las cosas que no se ven, en lugar de las cosas que se ven, como un anillo de bodas.

En muchos países del mundo, la presencia de un anillo de bodas en el dedo de un hombre o una mujer es una admisión pública de que él o ella ya está casada. Aparentemente, los anillos de boda sirven como una prueba tangible de que un hombre ya es el esposo de una mujer en particular, y la mujer ya es la esposa de un hombre en particular. No solo eso, sino que muchos incluso lo consideran como algo sagrado.

Por otro lado, si vamos a revisar los relatos bíblicos, descubriremos que Sara y Abraham no tenían anillos de boda; No llevaban anillos de boda. Pero a pesar de eso, Sarah se convirtió en una esposa leal y servil de Abraham durante todos los años de su vida.

Lo mismo ocurre con María y José. Tampoco llevaban anillos de boda porque sabían que no debían poner su corazón en las cosas que se ven; y se supone que no deben confiar en ellos.

COLOSENSES 3: 1-2 dice:

1 Si habéis, pues, resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios.
2 Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra.

1 Pedro 3: 3-6 dice:

3 Y que vuestro adorno no sea externo: peinados ostentosos, joyas de oro o vestidos lujosos,
4 sino que sea el yo interno, con el adorno incorruptible de un espíritu tierno y sereno, lo cual es precioso delante de Dios.
5 Porque así también se adornaban en otro tiempo las santas mujeres que esperaban en Dios, estando sujetas a sus maridos.
6 Así obedeció Sara a Abraham, llamándolo señor, y vosotras habéis llegado a ser hijas de ella, si hacéis el bien y no estáis amedrentadas por ningún temor.

¡Sara no llevaba oro!

Ese es el pensamiento de los verdaderos cristianos. No consideran las cosas terrenales más elevadas que las espirituales porque son conscientes de que la verdadera intención del Señor Jesucristo es separarnos del mundo y de las cosas del mundo. Y Él no quiere que pensemos de la misma manera que el mundo piensa.

ROMANOS 12: 2 dice,

Y no os adaptéis a este mundo, sino transformaos mediante la renovación de vuestra mente, para que verifiquéis cuál es la voluntad de Dios: lo que es bueno, aceptable y perfecto.

No espero que todos entiendan de inmediato lo que estoy tratando de decir. Es Dios que abre el corazón y la comprensión de una persona. No está a mi alcance hacer que una persona entienda la importancia espiritual de la fe en las cosas que no se ven.

HEBREOS 11: 1 nos da la definición de fe. Dice,

Ahora bien, la fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.

Al firmar documentos, contratos y acuerdos, se espera que los términos, disposiciones o condiciones que se han acordado, que se indican en los documentos, deben ser fielmente observados por la persona que coloca su firma en él. Es decir, en el momento en que una persona firma un documento, ya sea un contrato o cualquier otra cosa, está, en efecto, firmando un acuerdo y se está comprometiendo con todo lo que se estipula en ese documento.

¿Qué estoy tratando de decir? 

Cuando una pareja firma un contrato matrimonial, se compromete a amarse y cuidarse mutuamente, en caso de enfermedad o salud, e incluso hasta la muerte, se espera que cumplan al máximo el contrato que firmaron. Pero eso casi no sucede porque después de varios años, el contrato de matrimonio que firmaron parecía haber perdido su eficacia, y los votos y promesas que se hicieron el uno al otro antes de que se olvidara el altar. El amor ilimitado que su anillo de bodas debía simbolizar había encontrado su límite, y su voto de "hasta que la muerte nos separe" fue una mera promesa vacía y una simple expresión de la boca.

Pero un verdadero cristiano no es así. Para un verdadero cristiano, lo que más importa no son los documentos, sino sus palabras y la sinceridad de su corazón. Siempre existe la posibilidad de que los documentos puedan decir algo diferente de lo que está en el corazón de una persona, o que la persona que firma el documento esté escondiendo algo en su corazón. Por eso, para Dios, lo que cuenta más es lo que está en el corazón y la mente de una persona, y no lo que se indica en el documento. 

Además, se puede confiar en la palabra de un verdadero cristiano.

MATEO 5:37 dice,

Antes bien, sea vuestro hablar: “Sí, sí” o “No, no”; y lo que es más de esto, procede del mal.

El Señor Jesucristo nos enseña a dejar que nuestro sí sea sí, y nuestro no sea no. Por eso, para Dios, su sincero, honesto y sincero sí es más importante que un anillo de bodas con diamantes. 

Verdaderamente, los esposos y las esposas podrían vivir felices para siempre, incluso sin un anillo de bodas.

[exclusión de responsabilida: Esta traducción en español: Es realizada por nuestros traductores con el máximo cuidado y lo mejor de sus capacidades. ControversyExtraordinary.com, sin embargo, no garantiza la exactitud de cualquier información traducida debido a varios factores. Cuando hay alguna discrepancia en la versión original en inglés y la versión en español, la versión en inglés siempre prevalece.]

¿Qué hay de malo en usar maquillaje?


La ley de los hombres dice: "La ignorancia de la ley no exime a nadie de cumplirla". Para mí, eso es muy ilógico, muy duro, muy cruel, muy inhumano y muy diferente de la ley de Dios.

La ley de Dios, incluso si la observas desde diferentes ángulos, es muy sensato, muy considerada y muy compasiva.

Bíblicamente hablando, su ignorancia de la ley no le imputa ninguna obligación o responsabilidad en caso de que viole alguna. No se te considera pecaminoso si cometiste un acto pecaminoso por tu ignorancia de la ley.

1 TIMOTEO 1:13 dice,

aun habiendo sido yo antes blasfemo, perseguidor y agresor. Sin embargo, se me mostró misericordia porque lo hice por ignorancia en mi incredulidad.

Esta fue una confesión del apóstol Pablo a los cristianos del primer siglo. Él admitió todos los pecados que cometió antes. Sin embargo, obtuvo misericordia y fue indultado porque los cometió a todos en ignorancia e incredulidad.

¿Cuán graves fueron los pecados que cometió el apóstol Pablo?

En el libro de HECHOS 22: 4 dijo:

Y perseguí este Camino hasta la muerte, encadenando y echando en cárceles tanto a hombres como a mujeres,

El apóstol Pablo solía ser un perseguidor de los cristianos del primer siglo. Y luego, en GALATAS 1:13, confesó:

Porque vosotros habéis oído acerca de mi antigua manera de vivir en el judaísmo, de cuán desmedidamente perseguía yo a la iglesia de Dios y trataba de destruirla,

Fue muy cruel con los cristianos del primer siglo. Pero como lo hizo en su ignorancia de la ley y en la incredulidad, lo que significa que todavía no estaba bajo la ley, obtuvo la misericordia de Dios.

El mismo principio debe aplicarse a todos. Antes de que se considere que una persona está pecando porque está violando una ley, primero debemos averiguar si esa persona está bajo la ley o no.

ROMANOS 3:19 dice:

Ahora bien, sabemos que cuanto dice la ley, lo dice a los que están bajo la ley, …

Tenemos que aceptar la verdad de que hay personas que no están bajo la ley. Ellos son ignorantes de la ley; ellos son ignorantes de las reglas. Estaremos cometiendo un gran error si les acusamos de cometer un pecado cuando no están bajo la ley.

Por ejemplo, no puede acusar a una mujer que está usando maquillaje de transgredir la ley cuando todavía no está bajo la ley. En realidad, no hay nada de malo en usar maquillaje, y no lo prohibimos en nuestra congregación. Lo que prohibimos es el uso excesivo de maquillaje, que prácticamente oculta las características físicas dadas por Dios.

Es un hecho que hay mujeres que tratan de ocultar su apariencia física natural poniéndose mucho maquillaje y usando ornamentos. Esto es lo que dice la Biblia acerca de esas mujeres:

Osea 2:13 dice:

Y la castigaré por los días de los Baales cuando ella les ofrecía sacrificios y se adornaba con sus zarcillos y joyas, y se iba tras sus amantes, y se olvidaba de mí —declara el Señor.

Lo que Dios quiere es simplicidad; Prefiere lo natural. Pero debido a los excesivos adornos que esas mujeres habían usado, llegó incluso al punto de que habían olvidado a Dios.

ISAÍAS 3: 16-25 dice:

16 Además, dijo el Señor: Puesto que las hijas de Sion son orgullosas, andan con el cuello erguido y con ojos seductores, y caminan con paso menudo haciendo tintinear las ajorcas en sus pies,
17 el Señor herirá con tiña el cráneo de las hijas de Sion, y el Señor desnudará sus frentes.
18 Aquel día el Señor les quitará el adorno de las ajorcas, los tocados y las lunetas,
19 los pendientes, los brazaletes y los velos,
20 las redecillas, las cadenillas de los pies, las cintas, las cajitas de perfume y los amuletos,
21 los anillos y aretes de nariz,
22 las ropas de gala, las túnicas, los mantos y las bolsas,
23 los espejos, la ropa interior, los turbantes y los velos.
24 Y sucederá que en vez de perfume aromático habrá podredumbre; en vez de cinturón, cuerda; en vez de peinado artificioso, calvicie; en vez de ropa fina, ceñidor de cilicio; cicatriz en vez de hermosura.
25 Tus hombres caerán a espada, y tus poderosos en batalla.

Dios estaba hablando de la rudeza de las hijas de Sión, o Israel. Ya ni siquiera pensaban en inclinarse ante Dios. Caminaban con cuellos estirados y ojos sin sentido. Parecía que estaban muy orgullosos de sí mismos. Imagínese, de pies a cabeza estaban excesivamente decorados y adornados como árboles de Navidad.

Y como una maldición, como se dice en el versículo 24, el Señor dijo: Y sucederá que, en lugar de olor dulce, habrá hedor; . . . Es por eso que muchas mujeres ahora padecen diferentes tipos de enfermedades, especialmente las enfermedades de transmisión sexual. Es por la maldición de Dios; No quería que las mujeres estuvieran muy orgullosas.

Pero en la época de los cristianos del primer siglo, esto es lo que dice 1 TIMOTEO 2: 9-10:

9 Asimismo, que las mujeres se vistan con ropa decorosa, con pudor y modestia, no con peinado ostentoso, no con oro, o perlas, o vestidos costosos;
10 sino con buenas obras, como corresponde a las mujeres que profesan la piedad.

No fue solo el apóstol Pablo quien escribió sobre cómo deberían adornarse las mujeres cristianas, sino también el apóstol Pedro.

En 1 PEDRO 3: 3, dice,

Y que vuestro adorno no sea externo: peinados ostentosos, joyas de oro o vestidos lujosos,

En algunas traducciones, se había especificado como, ropa costosa.

Esta advertencia puede sonar difícil, y muchas mujeres no lo aceptan, pero es parte del evangelio. Desafortunadamente, muchos líderes religiosos no enseñan esta doctrina en particular. En su lugar, hablan de sí mismos, buscando su propia gloria, pero no la gloria del Dios Todopoderoso.

JUAN 7: 17-18 dice:

17 Si alguien quiere hacer su voluntad, sabrá si mi enseñanza es de Dios o si hablo de mí mismo.
18 El que habla de sí mismo busca su propia gloria; pero el que busca la gloria del que le envió, éste es verdadero y no hay injusticia en El.

La mayoría de los predicadores de hoy solo hablan de sí mismos. Descartan deliberadamente o hacen a un lado un versículo completo de la Biblia, que es un acto de desafío a lo que Dios dijo en JEREMÍAS 26: 2:

Así dice el Señor: “Ponte en el atrio de la casa del Señor, y habla a todas las ciudades de Judá que vienen a adorar en la casa del Señor todas las palabras que te he mandado decirles. No omitas ni una palabra.

Creemos que los cristianos deben adherirse a la Palabra de Dios, ya sea fácil o difícil, suave o duro, dulce o amargo, ligero o pesado. Y como predicador de Dios, es contra mi conciencia quitar una palabra, más aún, un versículo o versículos de la Biblia.

Pero permítanme reiterar que la ley se aplica solo a aquellos que están bajo la ley.

[exclusión de responsabilida: Esta traducción en español: Es realizada por nuestros traductores con el máximo cuidado y lo mejor de sus capacidades. ControversyExtraordinary.com, sin embargo, no garantiza la exactitud de cualquier información traducida debido a varios factores. Cuando hay alguna discrepancia en la versión original en inglés y la versión en español, la versión en inglés siempre prevalece.]

De la moralidad y la pena de muerte


La imposición de la pena de muerte a ciertos delitos es algo que no es realmente nuevo. De hecho, la pena de muerte es una de las enseñanzas originales de la Biblia. Viene de dios

Permítanme citar algunos ejemplos que demostrarían que la pena de muerte ya se había implementado desde la época de Moisés y de los israelitas.

Durante ese tiempo, cualquiera que desprecie o sea rebelde contra la Ley de Moisés morirá sin piedad bajo dos o tres testigos.

HEBREOS 10:28 dice,

El que viola la ley de Moisés, por el testimonio de dos o de tres testigos muere irremisiblemente.

Despreciar la Ley de Moisés es una ofensa que era penalizada con la muerte, específicamente, por lapidación.

Sin embargo, si el pecado que se cometía era algo muy grave, se aplicaba otra forma de pena de muerte a esa persona. Era quemado con fuego como está escrito en LEVÍTICO 20:14, que dice:

El que tomare mujer y a la madre de ella, comete vileza; quemarán con fuego a él y a ellas, para que no haya vileza entre vosotros.

Entonces, si un hombre tomaba a su esposa y a su madre al mismo tiempo, los tres serían quemados con fuego. Se mataba a todos ellos mediante la quema.

Aparte de ser quemados con fuego, había quienes eran ahorcados en un árbol. DEUTERONOMIO 21: 22-23 dice,

22 Y si un hombre ha cometido pecado digno de muerte, y se le ha dado muerte, y lo has colgado de un árbol, 
23 su cuerpo no colgará del árbol toda la noche, sino que ciertamente lo enterrarás el mismo día (pues el colgado es maldito de Dios), para que no contamines la tierra que el Señor tu Dios te da en heredad.

Sobre la base de los versos citados, había varias formas de ejecutar la pena de muerte: lapidación, quema y colgando de un árbol.

Pero debe entenderse que, si alguna vez estuvieron aplicando la pena de muerte en ese momento, lo estaban haciendo bajo la guía de Dios porque Israel era una nación teocrática. En su totalidad, fue gobernada por Dios. El gobierno de Israel fue dirigido por un rey o por los profetas como Moisés, o como los jueces que Dios levantó en Israel. Por eso Israel era una nación teocrática. Y bajo la forma teocrática de gobierno de Israel, donde los profetas de Dios fueron guiados por los ángeles para decidir, se impuso la pena de muerte.

En nuestro tiempo presente, lo que tenemos son naciones democráticas que están siendo gobernadas por la gente. Y en una democracia lo que prevalece es el gobierno de la mayoría. Por lo tanto, sólo por ese aspecto, podemos ver que hay una diferencia muy grande entre democracia y teocracia.

Hoy en día, las naciones no son en absoluto teocráticas, por eso es demasiado arriesgado imponer la pena de muerte porque ya no es Dios, ni los ángeles, ni las personas justas que dictan sentencia a un acusado, sino jueces que a menudo son influenciados por el dinero y el poder. Es temible pensar que una persona pueda ser asesinada por un pelotón de fusilamiento o por una cámara de gas, no porque fuera realmente culpable del crimen imputado en su contra, sino porque el juez fue sobornado e influenciado por los ricos y poderosos.

¿Estoy a favor de la imposición de la pena de muerte hoy? NO, no lo estoy. El sistema judicial de muchos países hoy en día está liderado e influenciado por personas impías, y en ese caso, existe una gran posibilidad de que puedan llegar a un veredicto injusto y erróneo.

[exclusión de responsabilida: Esta traducción en español: Es realizada por nuestros traductores con el máximo cuidado y lo mejor de sus capacidades. ControversyExtraordinary.com, sin embargo, no garantiza la exactitud de cualquier información traducida debido a varios factores. Cuando hay alguna discrepancia en la versión original en inglés y la versión en español, la versión en inglés siempre prevalece.]

¿Demasiado deprimido? Confíe y tenga fe en Dios.


Se cree que las cosas desfavorables o desagradables que ocurren en la vida, como la pérdida de un ser querido, la adquisición de una enfermedad grave e incurable, un problema financiero, etc., si no se manejan adecuadamente, contribuyen a aumentar la vulnerabilidad de una persona a la depresión.

Las personas que sucumben ante la depresión, por lo general manifiestan pesimismo, un sentimiento de tristeza y vacío, y una autoestima muy baja que a veces los lleva a lastimarse a sí mismos y, lo que es peor, a cometer suicidio. No es de extrañar que a menudo escuchemos historias de personas que, a pesar de ser ricas y famosas, se suicidaron debido a la depresión. Pusieron fin a sus vidas porque pensaron que el suicidio, o la muerte, es su único escape de la profunda desesperación que experimentan.

Pero un CRISTIANO, que sea fiel servidor de DIOS, nunca va a sufrir de depresión. Debido a la FE, un cristiano puede superar todo tipo de depresión y todas las ansiedades en la vida. 

FILIPENSES 4:6-7, dice:

6 Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.
7 Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.

Seguramente, usted está familiarizado con la historia de Lázaro, un mendigo que experimentó todo tipo de dificultades en la vida. Tal vez él también tenía muchas preocupaciones. No tenía dinero, no tenía nada que comer, no tenía hogar propio. Le fueron negadas todas las cosas materiales en la vida. 

LUCAS 16:20-22, dice:

20 Había también un mendigo llamado Lázaro, que estaba echado a la puerta de aquél, lleno de llagas,
21 y ansiaba saciarse de las migajas que caían de la mesa del rico; y aun los perros venían y le lamían las llagas.
22 Aconteció que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham; y murió también el rico, y fue sepultado.

La muerte es inevitable. Independientemente de, si se es rico o pobre, educado o analfabeto, la muerte está decretada. El honor y el prestigio de una persona no lo van a eximir de morir. La Biblia nos dice que la muerte es parte de la voluntad de Dios para el hombre.

HEBREOS 9:27, dice:

Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio,

Nuestra vida en la tierra tiene un final. Todos vamos a morir. Pero la Biblia nos dice que hay otra vida por venir, hay vida eterna.

Y tal vez, Lázaro lo sabía todo, por eso no le importaban las ansiedades de la vida. Recuerde, aparte de carecer de cosas materiales, Lázaro también sufrió dolor físico porque estaba lleno de llagas, y los perros incluso estaban lamiendo esas llagas. Todo esto lo soportó hasta su muerte. No hay registro que nos diga que sus sufrimientos fueron aliviados. Murió con llagas, murió como mendigo, y murió desafortunado.

Pero Lázaro creía en Dios. Él tenía fe en Dios. Por eso, cuando murió, fue llevado por los ángeles al seno de Abraham. Es decir, tendría una vida eterna en el paraíso, al igual que uno de los ladrones que fue crucificado junto con nuestro Señor Jesucristo. A él también, Cristo le prometió consuelo en el paraíso.

LUCAS 23:42-43

42 Y dijo a Jesús: Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino.
43 Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso.

Nuestra historia no termina aquí en la tierra. Si le preocupa morir, entonces, la depresión se irrigará en su sistema. Pero si mira la muerte desde una perspectiva diferente, incluso se prepara para ella, ya no va a encontrar dificultades para aceptarla, porque se le destinó a los hombres morir una vez.

La edad no siempre es un factor de muerte. Hay personas que murieron en el mejor momento de su vida, como Juan el Bautista, que murió cuando tenía aproximadamente 33 o 34 años. De igual manera, el Señor Jesucristo tenía poco más de 30 años cuando murió.

Sin embargo, hay algo sobre la muerte que debemos entender.

ISAÍAS 57:1, dice:

Perece el justo, y no hay quien piense en ello; y los piadosos mueren, y no hay quien entienda que de delante de la aflicción es quitado el justo.

Si usted es una persona justa, Dios le causará la muerte. Dios, que lo sabe todo, es un Dios amoroso y misericordioso. Él puede tomar su vida antes que los demás, para evitarle el mal que le pueda venir más adelante. Entonces, si, por ejemplo, le diagnosticaron una enfermedad incurable y le dijeron que no viviría mucho, acéptelo porque es la voluntad de nuestro Creador. Dios no quiso que viviéramos en la tierra para siempre. Nos prometió un paraíso, un lugar muy hermoso de paz y tranquilidad, donde podríamos vivir eternamente con Él y con el Señor Jesucristo.

Por otro lado, si usted es una persona terrenal y piensa sólo en las cosas de la tierra, la muerte es algo que podría causarle disgusto y ansiedad. Pero no olvidemos lo que Dios dijo en el libro de Filipenses: “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús".

La paz de Dios pasa la comprensión de los médicos, cirujanos o doctores, que le dijeron que sus días están contados. Si confía en Dios, estará libre de ansiedades y no va a tener pensamientos suicidas. 

Morir, con la disposición de enfrentar al Creador, es como graduarse de una universidad con honores. Si usted es creyente de Dios y de Cristo, morir es como terminar un curso. Por lo tanto, es algo que no debemos temer. Según la Biblia, morir en Cristo es vivir para siempre.

Todos moriremos. Sé que es algo que muchas personas no encuentran fácil de aceptar. Pero eso está en la Biblia. 

ECLESIASTÉS 9:5, dice:

Porque los que viven saben que han de morir; pero los muertos nada saben, ni tienen más paga; porque su memoria es puesta en olvido.

Todos los hombres vivos tienen el presentimiento de que, un día, morirán. Pero no debemos permitir que el miedo a la muerte gobierne y controle todo nuestro ser. Moriremos cuando Dios quiera que muramos. El Señor Jesucristo lo garantizó en MATEO 10:29:

¿No se venden dos pajarillos por un cuarto? Con todo, ni uno de ellos cae a tierra sin vuestro Padre.

Si los gorriones no mueren sin la voluntad del Padre, ¡cuánto más los humanos que son más importantes que esos pajaritos! Los seres humanos, como nosotros, somos muy importantes para Dios. En MARCOS 8:36, el Señor Jesucristo dijo: “Porque ¿qué aprovechará al hombre si ganare todo el mundo, y perdiere su alma?”. Es decir, el mundo entero no es suficiente para que usted salve su alma y su alma es mucho más importante que el mundo entero.

Ninguno de nosotros muere sin la voluntad o el consentimiento del Padre.

No preocupemos nuestras mentes con los pensamientos de la muerte. En su lugar, preocupémonos de lo que viene después de la muerte. Nos dará paz mental y de corazón si morimos con fe en nuestro Señor Jesucristo.

Los cristianos y los siervos de Dios realmente experimentan sufrimientos, pero no sufren depresión ni piensan en hacerse daño o en suicidarse.

JOB, por ejemplo, sufrió tremendamente, pero nunca se deprimió. Aceptó de todo corazón su destino, incluso cuando su esposa ya lo estaba ridiculizando por permanecer firme en su fe en Dios. 

JOB 2:9-10, dice:

9 Entonces le dijo su mujer: ¿Aún retienes tu integridad? Maldice a Dios, y muérete.
10 Y él le dijo: Como suele hablar cualquiera de las mujeres fatuas, has hablado. ¿Qué? ¿Recibiremos de Dios el bien, y el mal no lo recibiremos? En todo esto no pecó Job con sus labios.

En el versículo de, JOB 1:21:

Y dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre y desnudo volveré allá. El Señor dio y el Señor quitó; bendito sea el nombre del Señor.

Lo que sea que nos pase, no le echemos la culpa a Dios. Creamos siempre que Él es un Dios compasivo. Si usted cree que es hijo de Dios, crea también que Él realmente se preocupa por usted. Dios nos cuida más de lo que nos cuidamos a nosotros mismos.

[exclusión de responsabilida: Esta traducción en español: Es realizada por nuestros traductores con el máximo cuidado y lo mejor de sus capacidades. ControversyExtraordinary.com, sin embargo, no garantiza la exactitud de cualquier información traducida debido a varios factores. Cuando hay alguna discrepancia en la versión original en inglés y la versión en español, la versión en inglés siempre prevalece.]

La verdad bíblica sobre la fe sola, las buenas obras y la salvación


El hombre no se puede salvar únicamente por la fe. Quizás una de las personalidades más recordadas en el Nuevo Testamento es el ladrón que fue crucificado junto al Señor Jesucristo, no por ninguna otra cosa, sino por la envidiable seguridad de la salvación que, nadie menos, que el Señor Jesucristo le dio en su hora final.

¿Recuerda, al ladrón antes de morir? Creía que Jesús era el Salvador, e incluso le pidió que lo recordara cuando entrara en su reino. Y Cristo le dijo a esa petición, que estaría con Él en el paraíso.

LUCAS 23:42-43
42 Y dijo a Jesús: Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino.
 
43 Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso.

Lamentablemente, muchos predicadores han aprovechado este incidente en particular para convencer a la gente de que, para merecer la salvación, es suficiente creer y tener fe. Incluso agregan que la salvación es un regalo de Dios para el hombre, por lo que ya no es necesario que el hombre haga buenas obras para obtenerla. Nuevamente, hacen referencia a ese ladrón en particular, que no hizo nada bueno en su vida y, sin embargo, se ganó la seguridad de Cristo de que estaría con Él en el paraíso, simplemente porque creyó.

Además, de acuerdo con esos predicadores, la justicia del hombre es como un trapo sucio para Dios, citando al profeta Isaías. Por lo tanto, ninguna cantidad de buenas obras podría hacer que una persona parezca justa ante los ojos de Dios, porque su justicia es como un trapo sucio para él.

Por supuesto, esas son todas enseñanzas muy equivocadas. Por favor, permítanme aclarar este asunto.

En primer lugar, repasemos lo que dice Isaías 64:6 y veamos cómo esos predicadores malinterpretaron el versículo.

ISAÍAS 64:6
Todos nosotros somos como el inmundo, y como trapo de inmundicia todas nuestras obras justas; todos nos marchitamos como una hoja, y nuestras iniquidades, como el viento, nos arrastran.

El verso declara las palabras de las personas que fueron enterradas en iniquidades. Ellos estaban llevando a cabo su propia justicia.

Debemos darnos cuenta de que hay dos tipos de justicia en la Biblia. Hay lo que la Biblia menciona como la justicia de Dios, que es dikaiosune en griego, que significa justicia, equidad; y, por otro lado, también existe la llamada justicia del hombre.

ROMANOS 10:3
Porque ignorando la justicia de Dios, y procurando establecer la suya propia, no se han sujetado a la justicia de Dios;

Hay personas que ignoran la justicia de Dios, y en lugar de someterse a la justicia de Dios, establecen su propia justicia.

Isaías 64: 6 se refería a ellos mismos, a los israelitas, que eran transgresores de la ley de Dios. Dijeron: “Todos nosotros somos como el inmundo, y como trapo de inmundicia todas nuestras obras justas; todos nos marchitamos como una hoja, y nuestras iniquidades, como el viento, nos arrastran.”. Estaban muy, muy lejos de Dios. No tienen registro de ninguna buena acción, por lo que se comparan con las hojas que se desvanecen y el viento que pasa, pero que no deja marcas.

Ahora, comparémoslo con las palabras del apóstol Pablo en el libro de ROMANOS 3: 10-12, que dice:

10 Como está escrito: No hay justo, ni aun uno;
11 No hay quien entienda, no hay quien busque a Dios.
12 Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno.

Estaban entre las personas que habían olvidado a Dios en sus vidas. Ninguno de ellos buscó a Dios, y ninguno de ellos comprendió (sin incluir al apóstol Pablo, por supuesto). Eran el tipo de personas cuya justicia era como trapos sucios a los ojos de Dios.

PERO SI estamos siguiendo la justicia de Dios y SI estamos sometidos a ella, ¿seguiremos siendo como trapos sucios?

MATEO 6:33, dice:

Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

Su justicia es valiosa a los ojos de Dios si lo que está haciendo es Su justicia, en lugar de su propia justicia.

Hay una gran diferencia entre la justicia del hombre y la justicia del Señor. Hay una diferencia del cielo a tierra entre los dos.

¿Cómo considera Dios a una persona que está haciendo su propia justicia, y no Su justicia?

LUCAS 16:15, dice:

Entonces les dijo: Vosotros sois los que os justificáis a vosotros mismos delante de los hombres; mas Dios conoce vuestros corazones; porque lo que los hombres tienen por sublime, delante de Dios es abominación.

Es abominación; es como harapos inmundos ante sus ojos.

EFESIOS 6:6, dice:

no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino como siervos de Cristo, de corazón haciendo la voluntad de Dios;

Hay hombres que complacen a los hombres que hacen su justicia, para ser vistos por los hombres. Sin embargo, lo que hay en sus corazones es abominación a los ojos de Dios.

Para llegar a una interpretación correcta de la palabra de Dios en la Biblia, se debe considerar el espíritu desde adentro de toda la Biblia. No se debe sacar nada fuera de contexto. Debe estar dentro del contexto del versículo, del capítulo, del libro y de toda la Biblia.

Hay líderes religiosos, especialmente los bautistas, que interpretan la Biblia fuera de contexto. Entonces, dicen: “Ya no tenemos que hacer buenas obras; las buenas obras ya no son necesarias porque, incluso si se hacen bien, son como trapos sucios a los ojos de Dios”. ¡Esta es una interpretación errónea de las Escrituras! NO es la verdad, y NUNCA será la verdad.

Es cierto que la fe podría salvarnos, al igual que lo que le sucedió al ladrón en la cruz: aunque era un criminal, estaba justificado por la fe que brotó en su corazón unos minutos antes de morir. Fueron sólo unos minutos antes de su muerte, no una o dos horas antes de su muerte, cuando comenzó a creer en el Señor Jesucristo. De hecho, durante sus primeras y segundas horas en la cruz, junto con el otro ladrón, también se estaba burlando del Señor Jesucristo.

MARCOS 15:32, dice:

El Cristo, Rey de Israel, descienda ahora de la cruz, para que veamos y creamos. También los que estaban crucificados con él le injuriaban.

Sólo hubo dos ladrones que fueron crucificados junto con el Señor Jesucristo. Uno estaba a su izquierda y el otro a su derecha. Basado en el relato de Marcos, él dijo "ellos", es decir, ambos se burlaron de Él y lo insultaron. Pero antes de que finalmente murieran, uno de los ladrones vio y experimentó cosas que finalmente le abrieron la mente.

En LUCAS 23:39-42, dice:

39 Y uno de los malhechores que estaban colgados le injuriaba, diciendo: Si tú eres el Cristo, sálvate a ti mismo y a nosotros. 
40 Respondiendo el otro, le reprendió, diciendo: ¿Ni aun temes tú a Dios, estando en la misma condenación?
41 Nosotros, a la verdad, justamente padecemos, porque recibimos lo que merecieron nuestros hechos; mas éste ningún mal hizo.
42 Y dijo a Jesús: Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino.

Ese fue el momento en que el ladrón profesó su fe. Él dijo: "Señor, acuérdate de mí cuando vengas en tu reino". Esa declaración fue una expresión de fe. Y eso fue suficiente para que él se salvara porque tenía sólo unos pocos minutos más de vida, y ya no iba a poder hacer nada bueno.

PERO para nosotros, quienes no estamos crucificados, ¿será suficiente con tener fe y no hacer buenas obras para ser salvos? Si sólo le queda una hora de vida después de comenzar a creer en el Señor Jesucristo, entonces su fe será suficiente para su salvación. PERO SI va a vivir otro día, otra semana, otro mes u otro año, después de creer en el Señor Jesucristo, su fe ya no será suficiente para merecer la salvación. Tiene que hacer algo aparte de tener fe solamente.

2 PEDRO 1:5-9, dice:

5 Por esta razón también, obrando con toda diligencia, añadid a vuestra fe, virtud, y a la virtud, conocimiento;
6 al conocimiento, dominio propio, al dominio propio, perseverancia, y a la perseverancia, piedad,
7 a la piedad, fraternidad y a la fraternidad, amor.
8 Pues estas virtudes, al estar en vosotros y al abundar, no os dejarán ociosos ni estériles en el verdadero conocimiento de nuestro Señor Jesucristo.
9 Porque el que carece de estas virtudes es ciego o corto de vista, habiendo olvidado la purificación de sus pecados pasados.

Después de haber sido purificados de nuestros pecados, nuestra fe debe ser seguida por la obediencia. A nuestra FE necesitamos agregarle virtud, a la virtud, conocimiento; al conocimiento, templanza; a la templanza, paciencia; a la paciencia, piedad; a la piedad, bondad fraterna; y a la bondad fraterna, caridad.

Entonces, si va a vivir otro día o más, su fe no será suficiente para que se salve. Su FE debe ir acompañada de obras de obediencia al Señor.

1 CORINTIOS 13:13, dice:

Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor.

En la Versión Estándar Revisada dice: “Así que la fe, la esperanza, el amor permanecen, estos tres; Pero el mayor de ellos es el amor." 

No decía que el mayor de ellos es la fe. ¡No! El amor es más grande que la fe, y el amor no debe estar ausente en la fe. La fe debe ir acompañada del amor y esperanza. Si se va a quitar el amor, aun teniendo fe, todavía no va a poder ser salvo.

1 CORINTIOS 13:1-3, dice:

1 Si yo hablara lenguas humanas y angélicas, pero no tengo amor, he llegado a ser como metal que resuena o címbalo que retiñe. 
2 Y si tuviera el don de profecía, y entendiera todos los misterios y todo conocimiento, y si tuviera toda la fe como para trasladar montañas, pero no tengo amor, nada soy.
3 Y si diera todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregara mi cuerpo para ser quemado, pero no tengo amor, de nada me aprovecha.

La fe no es suficiente para que una persona sea salva. En lo que respecta al ladrón en la cruz, sí, su fe fue suficiente. Ya no podía hacer nada, sólo tener fe. Ya no podía mostrar amor, ya no podía hacer buenas obras, porque no le quedaba más tiempo. Ya no podía unirse a la congregación para cantar himnos y alabanzas al Señor. Recuerde, cantar alabanzas al Señor es algo bueno a los ojos de Dios. 

SALMOS 92:1, dice:

Bueno es dar gracias al Señor, y cantar alabanzas a tu nombre, oh Altísimo;

El ladrón en la cruz, con una pierna fracturada y con las manos y los pies clavados, ya no podía hacer eso porque estaba sufriendo un dolor intenso y se estaba muriendo. Pero dado otro día, u otro mes, seguramente, ese ladrón iba a poder hacer buenas obras.

2 TIMOTEO 3:17, dice:

a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

Dado el tiempo y la oportunidad, tenemos que hacer buenas obras. Y nuestras buenas obras, como hombres de Dios, no son trapos sucios a Sus ojos. ¿Por qué? Porque debemos hacer buenas obras con Dios, ya que no las podemos hacer nosotros solos.

FILIPENSES 2:13, dice:

porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.

El propósito de Dios es Su voluntad. Para poder hacer la voluntad de Dios, Dios debe estar usted; Cristo debe estar usted, de lo contrario, fallará.

Como está escrito en JUAN 15: 5,

Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer.

Por lo tanto, si usted es capaz de hacer las buenas obras que Dios le mandó hacer, esa es una manifestación de que Dios está usted. Podemos hacer un buen trabajo porque Dios está con nosotros. Aparte de Él no podemos hacer nada.

Entonces, ¡cómo se atreven esas personas a decir que nuestras buenas obras son como trapos sucios a los ojos de Dios cuando estamos haciendo esas buenas obras con Él! Si la justicia que llevamos a cabo, es la justicia de Dios, y la estamos haciendo con Su ayuda, eso nunca será como trapos sucios a Su vista.

HEBREOS 6:10, dice:

Porque Dios no es injusto para olvidar vuestra obra y el trabajo de amor que habéis mostrado hacia su nombre, habiendo servido a los santos y sirviéndoles aún.

Las buenas obras hechas con amor no podrán ser trapos sucios a los ojos de Dios.

La Iglesia Bautista, cuyos pastores y líderes no quieren hacer buenas obras, malinterpretaron las Escrituras al enseñarles a sus miembros que la fe sola es suficiente; que solo la fe puede salvar, y que ya no hay necesidad de hacer buenas obras porque las buenas obras son como trapos sucios a los ojos de Dios.

Si es verdad que la fe, menos las buenas obras, es suficiente para ser salvo, ¿entonces, por qué les piden a sus miembros que den diezmos? ¿No es un buen trabajo dar los diezmos? ¿Por qué acusan a sus miembros de robar a Dios si no dan el diezmo? Esto sólo muestra cómo mal interpretan la Biblia. La interpretación es una interpretación del anticristo. Porque lo que Cristo quiere es que hagamos buenas obras mientras vivamos. Y son nuestras buenas obras las que nos capacitarán para heredar la vida eterna.

MATEO 7:24-25, dice:

24 Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. 
25 Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca.

Es imperativo que hagamos lo que el Señor Jesucristo dijo. Usted sabe que todo lo que el Señor Jesucristo dijo y todos los ejemplos que Él estableció son todas buenas obras. Él dijo: Ama a tu enemigo. Dale algo de comer cuando tenga hambre y algo de beber cuando tenga sed. Esas son buenas obras. Y debido a esas buenas obras que usted hace, el Señor Jesucristo dijo: "cualquiera que escuche estos dichos míos, y los haga..." Es decir, cualquier persona que haga su trabajo. “... lo compararé con un hombre sabio, que construye su casa sobre una roca: Y la lluvia descendió, y vinieron las inundaciones, y los vientos soplaron, y golpearon esa casa; y no cayó...

Si los que hacen sus obras, que son todas buenas obras, son comparados con los sabios, los que no quieren hacerlas son comparados con los hombres insensatos.

MATEO 7:26-27, dice: “Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, (como los pastores bautistas) será semejante a un hombre insensato que edificó su casa sobre la arena: y cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos y azotaron aquella casa; y cayó, y grande fue su destrucción”.

Entonces, hay una gran caída que está por venir para aquellos que no quieren hacer buenas obras. En cambio, simplemente dicen: “Yo creo en ti. Te acepto como mi Señor y salvador personal. Aleluya. Simplemente doy el diezmo y seré salvo”. ¡Esas son simplemente las enseñanzas de los pastores bautistas, pero no son la verdad real en la Biblia! La verdad real en la Biblia es que tenemos que trabajar. Tenemos que hacer buenas obras para ser salvos por nuestra fe.

SANTIAGO 2:22, dice:

¿No ves que la fe actuó juntamente con sus obras, y que la fe se perfeccionó por las obras?

La fe sin obras está muerta, como está escrito en SANTIAGO 2:26:

Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta.

¿Cómo se puede ser salvo con una fe muerta? La fe de la Iglesia Bautista está muerta porque ya no quieren hacer buenas obras.

Las buenas obras deben ir acompañadas de fe, y la fe debe ir acompañada de buenas obras. Son las buenas obras que usted hace, las que harán que su fe sea perfecta. ¿Cómo?

FILIPENSES 2:12, dice:

Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor,

¿Qué significa "obedecido"? Tenían que desarrollar, poner en acción sus palabras, sus mandamientos, sus advertencias y sus enseñanzas.

Realmente tenemos que trabajar, y las obras que tenemos que hacer son las buenas obras que Dios quiere que hagamos. Usted no será salvo, si no hace buenas obras.

Su fe puede ser suficiente para la salvación si va a vivir solamente unos minutos más, cuando ya no tenga la oportunidad de hacer un buen trabajo. Pero si usted todavía tiene que vivir otro día, otro mes u otro año, después de recibir la fe, entonces tiene que CRECER en Cristo. Y crecer en Cristo es aprender a hacer buenas obras, las buenas obras que el Señor Jesucristo ha ejemplificado. Y las buenas obras que usted haya hecho lo habilitarán para la salvación.

MATEO 25:32-40, dice:

32 y serán reunidas delante de él todas las naciones; y apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos. 
33 Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda.
34 Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.
35 Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis;
36 estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí.
37 Entonces los justos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos, o sediento, y te dimos de beber?
38 ¿Y cuándo te vimos forastero, y te recogimos, o desnudo, y te cubrimos?
39 ¿O cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti? 
40 Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis.

Entonces, aquellos que van a ser los herederos del reino del Señor Jesucristo son aquellos que hagan buenas obras. ¿Cómo se va a decir ahora que las buenas obras ya no son necesarias?

En realidad, hacer buenas obras puede ser un camino para la salvación de los hombres que no tienen fe. No tienen fe porque no se les dio la oportunidad de escuchar.

ROMANOS 10:17, dice:

Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.

No obstante, ELLOS serán aceptados como justos a la vista de Dios, el día del juicio, debido a las buenas obras que han hecho.

ROMANOS 2:13-15, dice:

13 porque no son los oidores de la ley los justos ante Dios, sino los hacedores de la ley serán justificados. 
14 Porque cuando los gentiles que no tienen ley, hacen por naturaleza lo que es de la ley, éstos, aunque no tengan ley, son ley para sí mismos,
15 mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio su conciencia, y acusándoles o defendiéndoles sus razonamientos,

El apóstol Pablo estaba hablando de las personas que no tenían fe porque NO habían escuchado la ley. (Como sabemos, la fe nace de escuchar la palabra de Dios. Romanos 10:17 dice: "Entonces, la fe viene al oír y al escuchar la palabra de Dios.)" Y si no habían escuchado la ley, no habían conocido a Jesús. Murieron sin escuchar a Jesús. Murieron antes de que la Biblia fuera impresa. Murieron en un lugar y un momento en que la Biblia aún no estaba disponible.

Pero a pesar de eso, hacen por naturaleza las cosas contenidas en la ley, es decir, hacen la bondad que está en la ley. Y por eso, son justificados.

El apóstol Pablo explicó esto más detalladamente en 1 TIMOTEO 4:10, que dice:

Que por esto mismo trabajamos y sufrimos oprobios, porque esperamos en el Dios viviente, que es el Salvador de todos los hombres, mayormente de los que creen.

Por lo tanto, existe la posibilidad de que aquellos que no creen puedan ser salvos SI, a pesar de que no hayan escuchado ninguna ley, están haciendo las cosas buenas contenidas en la ley. Entonces, aunque no hayan visto a Cristo ni escuchado Sus enseñanzas, todavía se consideran justificados debido a las buenas obras que hayan realizado, como alimentar a los hambrientos, darles algo de beber a los sedientos, vestir a los necesitados, etc., por causa de estas buenas obras serán dignos de heredar el reino de Dios.

¿Qué hay de los que se niegan a hacer buenas obras, como los bautistas? ¿Qué les dirá Cristo? 

MATEO 25:41-45, dice:

41 Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles.
42 Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber;
43 fui forastero, y no me recogisteis; estuve desnudo, y no me cubristeis; enfermo, y en la cárcel, y no me visitasteis.
44 Entonces también ellos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, sediento, forastero, desnudo, enfermo, o en la cárcel, y no te servimos?
45 Entonces les responderá diciendo: De cierto os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos más pequeños, tampoco a mí lo hicisteis.

Ese es el castigo para aquellos que no quieren hacer buenas obras. Claramente, negarse a hacer buenas obras, los descalificará de heredar el reino de Dios, incluso así afirmen que tienen fe. La fe sola NO es suficiente para la salvación. No se comparen con el ladrón que fue clavado en la cruz y que el Señor Jesucristo le prometió la salvación, porque su condición era diferente a la suya. Sus manos y pies fueron clavados y tuvo unos minutos de vida, mientras que sus manos y pies están libres, y tiene toda la vida por delante para hacer buenas obras.

Si tiene fe, acompáñelo de buenas obras para merecer la salvación y también ser heredero del reino de Dios.

Hno. Eli Soriano

 [exclusión de responsabilida: Esta traducción en español: Es realizada por nuestros traductores con el máximo cuidado y lo mejor de sus capacidades. ControversyExtraordinary.com, sin embargo, no garantiza la exactitud de cualquier información traducida debido a varios factores. Cuando hay alguna discrepancia en la versión original en inglés y la versión en español, la versión en inglés siempre prevalece.]