Rezando con las rodillas dobladas

4/21/2019 0 Comentarios


Todas las personas que creen en Dios siempre oran a Dios. Y nuestras oraciones son motivadas por diferentes razones y diferentes circunstancias. Oramos por su guía y protección, por su buena salud, por las bendiciones, por su perdón y por muchos más.

Hay casos en que oramos juntos con la congregación, y en tales ocasiones, decimos nuestras oraciones en voz alta. Pero la mayor parte del tiempo, oramos a Dios solo. Aquí, no rezamos nuestras oraciones en voz alta, pero lo hacemos en silencio.

Pero, ¿cómo debemos orar a Dios correctamente? Si está orando solo, el Señor Jesucristo le dio una recomendación sobre cómo hacerlo.

MATEO 6: 5-6 dice:

5 Y cuando oréis, no seáis como los hipócritas; porque a ellos les gusta ponerse en pie y orar en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos por los hombres. En verdad os digo que ya han recibido su recompensa.
6 Pero tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cuando hayas cerrado la puerta, ora a tu Padre que está en secreto, y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.

Cuando ores solo, es mejor que ores en secreto y sin que nadie te note. El Padre no quiere que nos mostremos en público mientras oramos, como lo que hacen los católicos y otros hipócritas. Ellos oran solo para mostrarle a la gente que están orando a Dios. Lo suyo es una mera muestra de piedad superficial. Solo quieren parecer santos a los ojos de las personas que los ven. Pero el Señor Jesucristo amonestó a los cristianos a “orar a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público. "

¿Cómo puedes orar en secreto? Ve a un lugar donde nadie pueda verte rezar, y ora al Padre en secreto. Ora sin pronunciar una palabra. ¿Cómo? Según el apóstol Pablo, en 1 CORINTIOS 14:15,

Entonces ¿qué? Oraré con el espíritu, pero también oraré con el entendimiento; cantaré con el espíritu, pero también cantaré con el entendimiento.

Si oras con tu mente, nadie escucharía lo que le estás diciendo a Dios, así que nadie, ni siquiera Satanás, podría interferir. Satanás no ve el corazón y la mente del hombre; las cosas que están en el corazón y en la mente del hombre son desconocidas para satanás. Solo el Señor sabe lo que está en nuestro corazón y en nuestra mente.

Jeremías 17: 9-10 dice:

9 Más engañoso que todo, es el corazón, y sin remedio; ¿quién lo comprenderá?
10 Yo, el Señor, escudriño el corazón, pruebo los pensamientos, para dar a cada uno según sus caminos, según el fruto de sus obras.

Si rezas con tu mente, solo sería un asunto privado entre tú y Dios; Sólo Él sabe lo que estás pidiendo. Entonces Satanás no podría interferir con tus súplicas. Él no podría obstaculizar también las cosas buenas que el Padre le dará si tiene que responder o conceder sus oraciones.

La forma correcta de orar, si lo haces solo, es orar en secreto. No tienes que decir una palabra; no tiene que decir lo que está en su corazón y en su mente porque el Padre sabe las cosas que hay dentro de usted, incluso si no se mencionan, o incluso si encuentra dificultad para verbalizarlas. ROMANOS 8:26 dice,

Y de la misma manera, también el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; porque no sabemos orar como debiéramos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles;

Hay gemidos que no pueden expresarse en palabras, pero el Espíritu intercede por nosotros ante el Padre. El Padre sabe todo lo que necesitamos, incluso si no podemos expresarlo en palabras. Nuestros corazones y nuestras mentes pueden estar conectados con el Padre a través de la intercesión del Espíritu Santo de Dios.

Ahora, ¿cuál debería ser nuestra posición en la oración?

MATEO 26:39 dice,

Y adelantándose un poco, cayó sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío, si es posible, que pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú quieras.

Cuando el Señor Jesucristo oró, cayó sobre su rostro. Esto es lo que los católicos y los protestantes no practican, no siguen la manera en que nuestro Señor Jesucristo oró. Hablando bíblicamente, arrodillarse es inclinar la cabeza hacia el suelo, postrándose en posición horizontal. No es la flexión habitual de las rodillas en 90 grados, como lo hacen los católicos y otras iglesias protestantes. En su lugar, debe ser con las rodillas dobladas, usted se postrará con la cara hacia el suelo.

Otros puntos importantes al orar están escritos en 1 CORINTIOS 11: 4-5 que dice:

4 Todo hombre que cubre su cabeza mientras ora o profetiza, deshonra su cabeza.

Un hombre está deshonrando su cabeza si está orando con su cabeza cubierta. Al igual que los indios o los hindúes cuyas cabezas están cubiertas con turbantes. Entonces, un hombre no debe cubrirse la cabeza cuando ora.

¿Y las mujeres?

5 Pero toda mujer que tiene la cabeza descubierta mientras ora o profetiza, deshonra su cabeza; porque se hace una con la que está rapada.

En cuanto a las mujeres, cuando ella ora debe cubrirse la cabeza. Para que una mujer no deshonre su cabeza, necesita cubrirla cada vez que está orando.

Por supuesto, la "cubierta" que se menciona en el verso no se refiere a la cobertura literal de la cabeza como los velos multicolores que usan las mujeres católicas sobre sus cabezas. Se refiere a algo espiritual y algo muy profundo que pretendo explicar, no en este artículo, sino en los próximos artículos. ¡Dios bendiga!

[exclusión de responsabilida: Esta traducción en español: Es realizada por nuestros traductores con el máximo cuidado y lo mejor de sus capacidades. ControversyExtraordinary.com, sin embargo, no garantiza la exactitud de cualquier información traducida debido a varios factores. Cuando hay alguna discrepancia en la versión original en inglés y la versión en español, la versión en inglés siempre prevalece.]

0 comentarios: